Agrandar imagen | Ver tamaño original
La gentrificación se ensaña con los centros históricos. Vivir en un barrio caminable, diverso y equipado se está convirtiendo en un lujo muy codiciado. Es necesario regular el mercado inmobiliario y el turismo masivo, para democratizar el acceso a la vivienda en los tejidos compactos, además de  multiplicar su parque de vivienda asequible, ya sea pública o cooperativa. Pero, ¿cómo construir vivienda en el centro consolidado si es el lugar donde el espacio disponible es más caro y escaso? En una suerte de odontología urbana, con lo que damos en llamar Vivienda Táctica, como son las estrategias APROP y ATRI, se propone a las ciudades rellenar las caries de su dentadura edificada. Entiende los solares desocupados, las fincas que no han agotado su edificabilidad e incluso los espacios públicos excesivamente amplios como lugares de oportunidad donde alojar unidades residenciales que, utilizando la prefabricación modular con criterios de sostenibilidad urbana, ecológica y social, logran una ejecución más rápida, económica, justa y sostenible que las promociones convencionales de vivienda pública. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir