Agrandar imagen | Ver tamaño original
La estación de Kenitra fue concebida como una joya que enmarca la identidad renovada de la arquitectura tradicional marroquí en un contexto urbano, en particular, gracias a su fachada, una reinterpretación de un moucharabieh expandido a la escala de la ciudad. Combinando el progreso socioeconómico y tecnológico provocado por la llegada del TGV Al Boraq, la estación es un símbolo de la integración de esta ciudad y Marruecos con el mundo moderno. Además de ser el lugar para tomar el tren, la organización espacial y funcional de la estación está diseñada para servir como un espacio público esencial de la vida cotidiana de la ciudad. Ahora, permite a los habitantes de la ciudad pasar entre los nuevos vecindarios en el lado sur y el distrito histórico en el lado norte.  Antes de su construcción, el único punto de conexión era un estrecho pasadizo subterráneo. Este nuevo puente urbano sobre los ferrocarriles contiene tiendas y servicios, facilitando el flujo suave del tráfico peatonal de pasajeros y habitantes que cruzan la ciudad. Los dos puntos de entrada de la estación a la ciudad, al norte y al sur, ayudan a equilibrar el tejido urbano y convierten la ciudad en un verdadero espacio público para todos. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir