Agrandar imagen | Ver tamaño original
La presencia de áreas verdes en centros urbanos representa un beneficio a nivel climático y ambiental, aportando ventajas asociadas al control de la contaminación, la regulación de la temperatura y la perpetuación de la biodiversidad en todo el mundo. Funcionando también como áreas comunes para la recreación y los deportes, los espacios verdes tienen también una repercusión positiva en la esfera social, generando un impacto directo en la salud y el bienestar de los habitantes de los barrios y las ciudades en los que se encuentran. El nivel de acceso que poseen los integrantes de una población a los espacios verdes de una ciudad se encuentra determinado principalmente por la ubicación y distribución de los mismos dentro del contexto urbano. Esta conformación y organización, en la que pueden influir varios factores -como el contexto histórico en el que se elaboró el plan urbano, la topografía de la región o la densidad de población- puede variar significativamente según el lugar y no sólo entre una ciudad y otra, sino también dentro de una misma ciudad. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir