¿La pandemia de COVID-19 reestructurará la educación arquitectónica?

¿La pandemia de COVID-19 reestructurará la educación arquitectónica?

Como resultado del coronavirus, las universidades se encuentran cerradas en todo el mundo, trasladando las aulas a videoconferencias. Esto no es demasiado dramático ya que este arreglo temporal eclipsará después de que se contengan los casos y las clases se reanudarán poco después. Sin embargo, los impactos en el ecosistema universitario y en el tejido urbano requerirán renovaciones inmediatas en la educación superior que darán forma al programa de estudios arquitectónicos en los próximos años.

Muchas universidades de todo el mundo enfrentan un evento que ocurre una vez en un siglo, y las más jóvenes un evento que ocurre una vez en la vida. Su futuro estará definido por su flexibilidad para hacer negocios. Si bien los campus universitarios a menudo han sido aclamados como el ejemplo de la planificación urbana en muchos casos, ya que albergan a su población primaria en proximidad inmediata a los servicios, no son sistemas resilientes o adaptativos. Esto se debe a que no ha habido grandes interrupciones en este sector durante los últimos 50 o 100 años y los flujos continuos de dinero han mantenido esta rigidez en la planificación y operación, que ahora es sinónimo de reputación. Sin embargo, esas universidades "tradicionales" pueden ser las peor equipadas en tiempos de crisis actual; dando paso a nuevas universidades para ganar reputación y para una parte de los negocios. Por cierto, este último método puede ser más flexible y estar mejor equipado para ofrecer soluciones más baratas con sistemas en línea.

El caso de la educación en línea es complicado para la capacitación en arquitectura, ya que la mayoría de los cursos requieren algún tipo de componente de residencia: computar una gran parte del requisito del curso, lo que ahora está obstaculizando el progreso de la búsqueda académica. Además, no todas las facultades, departamentos y personal están equipados para cambiar a Internet y la mayoría nunca se ha ocupado de esto. Antes de esto, las universidades han aprovechado sus asignaciones presupuestarias para construir apoyo administrativo, servicios de estacionamiento, dormitorios residenciales, numerosos edificios y servicios, una gran cantidad de infraestructura física que requiere una cantidad increíble de flujo de efectivo para mantenerse. A cambio, esto se suma a una impresionante propiedad inmobiliaria que construye la reputación universitaria, lo que atrae a los estudiantes a invertir en ofertas de productos (cursos) específicos a cambio de ciertos estilos de vida. La educación en línea, ofrecida principalmente por las universidades más nuevas (y más pequeñas), ha funcionado de manera diferente en los últimos años, lo que permite una mayor matrícula de estudiantes en campus más pequeños, ofreciendo productos más accesibles.

© Felix Fokoua
© Felix Fokoua

Si bien las necesidades de transición a la educación en línea parecen claras, los requisitos arquitectónicos para la validación de cursos por parte de organismos profesionales pueden ser difíciles, ya que requieren horas específicas de consultas y enseñanzas de diseño presencial, que difieren de otros cursos. Sobre esto, la Universidad de Curtin de Australia, mostró liderazgo al ofrecer el primer curso de Maestría en Arquitectura. Si bien este programa seguramente está protegido de la pandemia, surge la pregunta de cómo una universidad de 54 años venció a las universidades más antiguas (y más establecidas), teniendo más recursos. ¿Se observa resistencia al cambio en la administración misma de las universidades?

Este cambio a la educación en línea ahora se verá obligado a todas las universidades, ya que las flotas aéreas se basan en todo el mundo, sin un punto final específico. A los estudiantes les faltan ingestas semestrales y optan por inscribirse en alternativas universitarias locales o en línea. La infraestructura pesada y costosa en la que las universidades han invertido ya no sirve como atractivo. Esto equivale a una grave pérdida económica para las que dependen principalmente de estudiantes extranjeros. El resultado, numerosas universidades de todo el mundo están aceptando estudiantes con fechas de ingreso pospuestas o reestructurando las ofertas de cursos para llevar los requisitos de residencia a una fecha posterior. Esta transición también está permitiendo una mayor difusión del conocimiento en las economías de bajos ingresos, lejos de las marcas universitarias establecidas de "ladrillo y concreto". África, por ejemplo, solo alberga alrededor del 3% de la población mundial de arquitectos, mientras que alberga al 16% de la población mundial. Existe una falta de coincidencia y, si bien las métricas económicas pueden ser un buen indicador para obtener educación universitaria, el acceso juega otro papel clave. Una parte importante de esto es que la educación del mundo occidental puede no ser totalmente aplicable al mundo en desarrollo. Por ejemplo, los edificios de vidrio diseñados para la regulación de la temperatura en Canadá pueden no encajar en áreas afectadas por la pobreza en Laos, Tailandia, o en el delta del río Mekong. En este sentido, un acceso más amplio a la educación occidental y, de manera importante, su recalibración para adaptarse a los contextos locales, puede acentuar no solo la rentabilidad de las universidades, sino también el desarrollo mundial.

Sin embargo, si bien se pueden buscar asociaciones para permitir programas contextuales, diseñar requisitos de residencia resulta problemático en el término inmediato si el bloqueo del coronavirus se extiende. Esta es una preocupación que se expande más allá del ámbito educativo.

© Felix Fokoua
© Felix Fokoua

La innovación y la reestructuración no solo están garantizadas por las universidades sino también por los organismos de acreditación, donde la flexibilidad será clave en estos tiempos difíciles. Esto también es lo mismo para los organismos de registro arquitectónico que buscan horas de experiencia en el sitio, en un momento en que los sitios de construcción en todo el mundo están cerrados, y donde numerosos proyectos pronto enfrentarán cierres forzados debido a preocupaciones económicas. ¿Qué pasará con los arquitectos junior que pasaron 2 años pasando del concepto a la construcción para ver que su sitio finalmente se cerró debido a la quiebra, vinculado al coronavirus? Un problema que está fuera de su alcance y poder... ¿Habrá flexibilidad en los requisitos de registro? Este punto es particularmente complicado, en particular para los administradores de cuerpos arquitectónicos que tienden a persistir en los requisitos tradicionales (y a menudo superfluos) para el registro.

Otro aspecto es que la demanda de algunas disciplinas aumentará y otras disminuirán. Las universidades deberán ser flexibles y adaptables, así como fomentar una mayor movilidad de sus recursos entre facultades. Tomemos, por ejemplo, el próximo interés de los cursos de arquitectura y planificación que aborden la salud urbana y la habitabilidad. Las universidades que se adaptarán antes obtendrán la mayor recompensa. Por lo tanto, podemos ver los próximos cambios en las ofertas del programa de estudios para incluir "salud urbana", un tema inexistente durante nuestros términos (los autores) como estudiantes de arquitectura. La aparición de grados conjuntos con otras disciplinas puede surgir pronto, esta es una perspectiva que otras disciplinas habían adoptado por un tiempo, pero que de alguna manera rara vez se ve en Arquitectura.

También se espera que la financiación de la investigación se redirija hacia la búsqueda de soluciones inmediatas, a corto, mediano y largo plazo para abordar la pandemia. En un momento en que las principales ciudades están bajo cierre, lo que lleva a impactos sociales y económicos directos, la arquitectura y la planificación están directamente relacionadas. La necesidad de un pensamiento multidisciplinario debe acentuarse a medida que los investigadores navegan sin problemas entre diferentes disciplinas que permanecen conectadas. Esto puede no solo abordar la cuestión de la financiación, sino también permitir soluciones más coherentes. El laboratorio de investigación Live + Smart de la Universidad de Deakin con académicos como Phillip Roos, David Jones y otros, aborda esta idea de investigación innovadora y colaboración transdisciplinaria de manera inteligente. A medida que aumente la demanda de respuestas de ciudades más inteligentes a las pandemias, también lo harán muchas otras soluciones de planificación y arquitectura. Posicionar a futuros académicos y estudiantes para responder a esta necesidad será clave en la elaboración de futuros solucionadores de problemas, al igual que en el mantenimiento de la capacidad de recuperación económica de las universidades.

© Felix Fokoua
© Felix Fokoua

Por último, la arquitectura a menudo es aclamada como una disciplina de resolución de problemas, pero su educación ha girado principalmente en torno a la búsqueda de la estética. Continúan surgiendo críticas sobre las soluciones arquitectónicas y de diseño que se desconectan –tanto culturalmente como en escala y forma– de su contexto inmediato; las cuales cimentaron sus bases en el Movimiento Moderno. Mediante la única búsqueda de la abstracción, la disciplina parece distanciarse obstinadamente de la búsqueda de soluciones reales y prácticas. Además, en un momento en que los desafíos del mundo siguen transformándose y surgen incertidumbres debido al cambio constante en las variables, la arquitectura necesita mantenerse al día, necesita adoptar una visión ecléctica del mundo, reagrupar las disciplinas y quizás cambiarla al arte de los solucionadores de problemas perversos.

El coronavirus provocó una interrupción, que también brinda la oportunidad de abordar otros cambios muy necesarios tanto a nivel educativo como social. Para que los futuros arquitectos estén equipados para enfrentarlos, se necesita una revisión del plan de estudios arquitectónico donde se da igual énfasis en el estudio tanto como otras dimensiones. Junto con esto, también puede ser el momento de expandir el currículum arquitectónico, fusionarse entre disciplinas y realmente trabajar para construir el futuro. Un futuro que sea tan hermoso como resistente, sostenible, inclusivo y seguro.

Este artículo forma parte de una colaboración de un mes entre ArchDaily y Zaheer Allam, Gaetan Siew y Felix Fokoua para explorar el futuro de Arquitectura y Ciudades después del coronavirus (COVID-19).

Te invitamos a revisar la cobertura de ArchDaily sobre el COVID-19, a leer nuestros consejos y artículos sobre productividad en el trabajo desde el hogar, y conocer las recomendaciones técnicas para un diseño saludable para tus proyectos futuros. También recuerda revisar los últimos consejos e información sobre el COVID-19 en el sitio web de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sobre este autor/a
Cita: Zaheer Allam, Gaetan Siew and Felix Fokoua. "¿La pandemia de COVID-19 reestructurará la educación arquitectónica?" [How COVID-19 Will Shape Architectural Education ] 01 jun 2020. Plataforma Arquitectura. (Trad. Arellano, Mónica) Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/940795/la-pandemia-de-covid-19-reestructurara-la-educacion-arquitectonica> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.