Agrandar imagen | Ver tamaño original
La igualdad de género aún no es una realidad en muchas prácticas sociales y profesionales. Esto lo vemos frente a la falta de reconocimiento, las imposiciones ocupacionales, las diferencias salariales, entre otras tantas injusticias. Este panorama concierne a las mujeres de todo el mundo, pero queda demostrado por las estadísticas como también sucede desde la arquitectura. Dentro de este marco de desvalorización y desigualdad, las mujeres negras enfrentan un escenario con un grado aún mayor de invisibilidad. El prejuicio racial arraigado en la sociedad, así como las oportunidades aún segmentadas, generan una disparidad en el número y en el reconocimiento de profesionales negros en las disciplinas y cursos de la arquitectura y el urbanismo. A pesar de los diversos logros alcanzados por la lucha de las mujeres, son las mujeres blancas quienes suelen ser beneficiadas. La lucha por la igualdad en la profesión va más allá del contexto de género y gana fuerza en los movimientos raciales. Solo hay igualdad real cuando se trata de igualdad de clase, género y raza. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir