Agrandar imagen | Ver tamaño original
El diseño y construcción de esta vivienda se desarrolló en tres etapas. La primera fue la evaluación del programa de necesidades y el presupuesto del trabajo, donde se tomó la decisión de diseñar una casa más pequeña que la anterior, con la mitad del área total construida. Con eso en mente, la segunda etapa fue buscar el terreno adecuado. Los propietarios encontraron una bonita parcela de unos 800 m2 y a penas la compraron comenzamos a trabajar en el proyecto. Sin embargo, durante el proceso, terminaron adquiriendo la propiedad vecina, que contaba con un huerto y un área de aproximadamente 2000 m2.  Fue en este punto que decidimos repensar nuestra propuesta inicial, iniciando la tercera etapa del proyecto. Eso nos llevó a instalar el edificio en medio del huerto, colocando el invernadero en el techo de la casa. Esta decisión nos permitiría mantener las vistas del jardín sin obstáculos, ahorrando tiempo y dinero ya que construiríamos solo una y no dos estructuras, además, el calor residual de la casa generado por el sistema de calefacción durante el invierno podría revertirse fácilmente para calentar el invernadero, mientras que este último permitiría aliviar el calor en el interior en los días más calurosos del año. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir