Agrandar imagen | Ver tamaño original
Los sistemas mecánicos sustentados a partir de dispositivos como poleas, engranajes, carretes, cables y contrapesos pueden resultar muy útiles para potenciar y transmitir fuerzas, generando el movimiento o desplazamiento de determinados elementos de manera relativamente sencilla, sin la necesidad de involucrar energía eléctrica. Incorporar estos mecanismos en proyectos de arquitectura genera la posibilidad de alterar de manera manual la disposición de los elementos que definen los espacios desde una perspectiva didáctica y lúdica. La puesta en crisis de los límites arquitectónicos, la imposibilidad de acotar los modos de vida contemporáneos en recintos determinados y los nuevos requerimientos de constante mutación de los interiores, han dado lugar a la manifestación de diversas estrategias arquitectónicas en pos de una búsqueda de la flexibilidad en el habitar. A través de este tipo de soluciones, grandes puertas, paneles divisorios, plataformas levadizas y otros elementos móviles pueden desplazarse y modificar los espacios permitiendo que los usuarios sean partícipes de la arquitectura que habitan. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir