12 formas de reinventar la educación arquitectónica

12 formas de reinventar la educación arquitectónica

Este artículo fue originalmente publicado en Common Edge.

Este ensayo es un extracto del capítulo final de Dibujar para ver: Una historia cognitiva del diseño arquitectónico, que describe las recomendaciones para reformar la educación y la práctica arquitectónica. Utiliza la teoría de la cognición encarnada, la ciencia detrás de cómo nuestros cerebros asimilan el entorno construido, para subrayar la necesidad de que los diseñadores rechacen el legado alienante del racionalismo de la Ilustración que ha alejado a los arquitectos de la alfabetización artesanal desde la revolución industrial. Aunque algunas de estas prácticas y métodos ya son empleadas por educadores individuales e incluidas en algunos planes de estudio, no están generalizadas ni son obligatorias en los estándares NCARB.

1. Regresa al boceto dibujado a mano como medio fundamental y herramienta para hacer arquitectura. El dibujo a mano es imprescindible, no solo para los arquitectos que ejercen (muchos de los cuales nunca han dejado de hacerlo), sino también para los estudiantes con mayor orientación tecnológica. La práctica diaria o semanal de dibujar fortalece las redes neuronales y compromete las facultades cognitivas en muchos niveles, al igual que jugar escalas y otros ejercicios de teclado mantiene a los músicos entonados. Los estudiantes deben dibujar desde el comienzo de su educación y se les debe exigir que utilicen bocetos para documentar y desarrollar sus ideas visuales.

2. Haz todo lo posible para ver nuevos lugares y visitar edificios, paisajes y conjuntos urbanos importantes con la mayor frecuencia posible. En lugar de usar solo una cámara o un teléfono celular, registra experiencias en un cuaderno de bocetos a través de imágenes con palabras adjuntas. Viajar al extranjero con la mayor frecuencia posible contribuirá a ampliar la experiencia directa con los espacios y lugares que han inspirado a sus predecesores a través de los siglos. Los programas de arquitectura pueden aprender lecciones valiosas de Notre Dame, que requiere que todos sus estudiantes de tercer año estudien en Roma.

3. Haz que la historia de la arquitectura sea un requisito en todos los programas de diseño y evita las dificultades de presentar solo la arquitectura moderna. Comenzar estos cursos en el siglo XVIII o XIX es tan inexcusable hoy como no presentar edificios, culturas y artefactos no occidentales. También es útil enseñar a los jóvenes arquitectos los sistemas proporcionales y gramaticales asociados con la arquitectura clásica, la arquitectura tradicional china y otros sistemas no occidentales.

4. Requerir que los estudiantes se involucren con los usuarios del edificio lo antes posible en sus experiencias de estudio. Muchas escuelas ahora ofrecen clases que permiten a los estudiantes construir pequeños proyectos para clientes que necesitan servicios pro bono. El Yale Building Project es uno de los más famosos, pero la mayoría de las escuelas ahora ofrecen estudios al público y se dedican a resolver problemas "reales" para los más necesitados. Los dibujos tienen una capacidad limitada para informar a los estudiantes sobre el espacio y la materialidad. Solo experimentando la construcción de edificios pueden comprender las cualidades tectónicas fundamentales de su oficio.

5. Mantener contacto regular con comerciantes, artesanos y fabricantes de componentes y materiales de construcción. El moderno sistema de educación continua en los EE. UU. Ofrece muchas oportunidades para tal contacto, pero los talleres más largos con maestros artesanos siempre son más significativos que la educación a distancia o los cursos en línea. A nivel universitario, procura mantener talleres en el programa de arquitectura o en departamentos afines de ingeniería y ciencias de materiales, y asegúrate de que todos los estudiantes estén en contacto con tus proyectos y procesos.

Draw in Order to See: A Cognitive History of Architectural Design

6. Equilibrar el diálogo lingüístico y teórico con medios puramente visuales y hápticos para presentar ideas arquitectónicas. El campo se ha desplazado demasiado hacia modos de pensamiento que cortan el cerebro visual, evitando literalmente que los diseñadores se involucren con las cualidades esenciales de los entornos, espacios y formas tipográficas. Aunque todos los arquitectos deben comprender el poder de las formas físicas para transmitir un significado simbólico, centrarse principalmente en el conocimiento semántico nos ha alejado de las preocupaciones centrales de nuestra disciplina.

7. Integra herramientas analógicas y digitales en el estudio de diseño, como lo hace Pixar en su producción cinematográfica. Ningún diseñador puede permitirse tirar computadoras y software potentes cuando mejoran la precisión y la productividad en tantas áreas. Sin embargo, tampoco debe negarse lo otro, ni es necesario ignorar los procesos artesanales y de baja tecnología al considerar cómo hacer que los edificios sean más hermosos y duraderos.

8. Evita todas las formas de representaciones virtuales de entornos diseñados hasta la etapa de presentación del diseño. La investigación sugiere que estos "mundos" distorsionan y malinterpretan la naturaleza de los espacios y las formas que deben transmitir. A medida que los ingenieros de software desarrollan medios más precisos para representar edificios y entornos naturales, adopta estos medios con cautela. Las imágenes digitales aún no han igualado la flexibilidad y la capacidad expresiva de las pinturas, tintas, lápices y carbón sobre papel.

9. Combina plataformas de dibujo digital como complementos del dibujo a mano, utilizando estas herramientas de la misma manera que los arquitectos usaron dibujos de línea dura durante los siglos XIX y XX: para transmitir con precisión los planos de construcción, secciones, elevaciones y detalles. Evita el software "inteligente" como Revit, que pone en capas y une productos patentados al proceso de diseño antes de que las decisiones creativas puedan ser representadas objetivamente.

10. En la academia, contrata profesores de investigación en áreas que busquen llevar ese conocimiento a la práctica. Exige productos de investigación basados en evidencia y revisados por pares. Emplea solo arquitectos que ejerzan en todos los niveles de instrucción de diseño.

11. Enseña dibujo básico con referencia constante a la investigación más reciente en ciencia cognitiva y percepción visual. Involucrarse con la experiencia directa, así como con modelos y esquemas mnemotécnicos, y utilizar referencias de artistas visuales y obras de arte conocidos puede enriquecer notablemente la formación de los estudiantes.

12. Enfatiza la naturaleza colaborativa del diseño como disciplina y fomenta la colaboración en el currículo del taller en lugar de promover la "innovación" individual como criterio para la arquitectura. Alienta a los estudiantes a trabajar en equipo y brinda oportunidades para hacerlo, a pesar de la dificultad que esto represente al momento de evaluar las contribuciones individuales durante el proceso de calificación.

Estas medidas simples, incluso si se implementan primero a pequeña escala en comunidades de diseño o escuelas individuales, proporcionarán una prueba positiva de los beneficios de una práctica de diseño basada en la cognición incorporada en lugar de un pensamiento supuestamente racional o conceptual. Los resultados serán inmediatamente evidentes en entornos más bellos, cómodos y saludables.

Sobre este autor/a
Cita: Hewitt, Mark Alan. "12 formas de reinventar la educación arquitectónica" [12 Ways to Reform Architectural Education] 21 jun 2020. Plataforma Arquitectura. (Trad. Arellano, Mónica) Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/941886/12-formas-de-reinventar-la-educacion-arquitectonica> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.