Agrandar imagen | Ver tamaño original
La reforma se realiza en un pequeño local situado en El Puig, una localidad próxima a la ciudad de Valencia. El local, de planta rectangular y de dimensiones reducidas, cuenta únicamente con una fachada. El programa consiste en resolver una clínica dental con dos boxes,  una sala de espera y espacios de servicio. Este se organiza a partir de un único elemento: una “cortina” curva de policarbonato que configura la fachada a la calle y penetra en el interior, agrupando los espacios de tratamiento y liberando los espacios de espera, generando una nueva fachada y trasladando el espacio público hacia el interior, privado.  La piel, continua, penetra en el interior y acompaña al usuario como en una especie de promenade hasta el fondo del local, aquí espera a ser atendido. Este elemento conecta ambos ámbitos y extiende los límites de la “propiedad” al exterior, y viceversa, ojalá la acera pudiera convertirse en la nueva sala de espera. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir