Agrandar imagen | Ver tamaño original
En general, a los arquitectos y arquitectas les gusta hablar sobre cuánto influyen sus diseños en las comunidades, y tiene total sentido que lo hagan. Al final, los espacios físicos y diferentes factores sociales influyen en cómo se siente cada individuo al habitar la ciudad o al ocupar un edificio. Sin embargo, ¿todos los proyectos responden a todos los usuarios de la misma forma? Nos propusimos cuestionar la manera en que la arquitectura se aproxima a la comunidad LGBTQIA+, a través de una convocatoria abierta en nuestras redes sociales, recogiendo el testimonio de nuestros lectores sobre cómo viven estos espacios y cómo sería posible representar, también, a la propia comunidad en el campo arquitectónico. Esta acción busca presentar un pequeño panorama que nos ayude a comprender en qué puntos se enfrentan actualmente la profesión y la sociedad, en relación a personas de diferentes géneros y orientaciones sexuales. Entre las 87 respuestas recibidas, para las tres preguntas formuladas durante un período de 24 horas, seleccionamos algunas que explican más claramente la realidad experimentada por estas personas, quienes –a pesar de algunos avances y contrario a lo que creen muchas personas– todavía son afectados por distintos tipos de violencia y falta de representación. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir