Agrandar imagen | Ver tamaño original
A la misma velocidad con que la industria de la producción inmobiliaria intercedió enérgicamente en los espacios más favorables del valle de la ciudad, contando con el aval y las concesiones del estado, apoyada en ingentes recursos bancarios y empleando los principales talentos individuales formados desde la universidad pública, los barrios de asentamientos populares crecieron en una proporción equitativa, sobre geografías intrincadas, teniendo la mas mínima beligerancia de las instituciones, absolutamente desprovistos de cualquier tipo de promotor financiero y con una presencia ínfima, residual, cuando no inexistente de herramientas técnicas. Los barrios de favelas son un fenómeno intrínseco a un proceso de crecimiento orgánico que no parte de un proyecto previo, y que se desarrolla exclusivamente a través de los esfuerzos locales, en medio de una construcción que nunca termina. Un derivado de la imperiosa necesidad de tener un espacio de asiento, donde el arquetipo de la ciudad ”próspera” no es capaz de plasmar una alternativa. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir