Agrandar imagen | Ver tamaño original
Si bien en nuestro imaginario solemos asociar su presencia a las zonas de juego de parques, jardines o escuelas, el columpio o la hamaca -el término varía según la región geográfica- es un elemento que puede funcionar alternativamente como mobiliario complementario en proyectos de arquitectura con programas muy variados como bares, restaurantes, viviendas e incluso oficinas y coworkings. Estos elementos entregan movimiento y aportan dinamismo, creando espacios interactivos que permiten una apropiación lúdica e inusual de la arquitectura que no solo habilita el juego, sino también el ocio y el descanso.  Mediante elementos que soportan los esfuerzos de tracción –cables, cadenas, sogas o barras sólidas- y anclados a techos, muros, vigas o estructuras especialmente colocadas para no sobrecargar las construcciones, las hamacas pueden resignificar completamente un espacio interior o un semicubierto, proporcionando un estímulo para el juego, pero también habilitando la distensión y los momentos de reflexión individual. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir