Agrandar imagen | Ver tamaño original
Como alternativas a la producción de materiales en la industria de la construcción, que se caracteriza por los elevados gastos de energía y los altos niveles de contaminantes que se liberan a la atmósfera, el reciclaje y la reutilización de materiales y estructuras se han hecho cada vez más comunes en la arquitectura. La principal diferencia entre estos métodos es que, mientras que el primero emplea cierto gasto de energía en el tratamiento del material antes de su nuevo uso, el segundo no requiere este proceso, reutilizándolo en la forma en que fue desechado.  A pesar del mayor gasto energético realizado en el reciclaje, cuando se compara con la reutilización de materiales, el proceso de tratamiento de desechos del primero puede presentar una buena relación costo-beneficio en comparación con el uso de materiales habituales e incluso un menor gasto energético en comparación con la producción primaria. En el proceso tradicional de asfalto, por ejemplo, se necesitan altas temperaturas para fundir los materiales, mientras que en el método que utiliza plástico reciclado, estas temperaturas se reducen. Según un experimento realizado en Vancouver, el consumo de combustible se reduce en un 20% durante el proceso de mezcla. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir