Agrandar imagen | Ver tamaño original
La casa está ubicada sobre una ladera que mira al Océano Pacífico, hacia el sur, y que al mismo tiempo da la espalda a la dirección por donde se mueve el sol. Esta condición en la que el sentido de las vistas está en una dirección contraria a la de los ángulos de exposición solar, define la estrategia de construir dos patios, uno que despeja la mirada hacia el mar, y otro que se proyecta hacia el norte para captar la luz natural que ilumina los espacios más importantes del proyecto. Es así como la casa construye un doble frente que responde a la idea de asegurar las mejores condiciones del lugar en el que se emplaza. Sobre el programa, la casa concentra las áreas comunes en el primer piso de manera que estas se puedan extender hacia los patios que las flanquean. Las habitaciones en cambio se encuentran en el segundo piso como una forma de asegurar una mayor privacidad. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir