Agrandar imagen | Ver tamaño original
Los funcionarios de la ciudad de Barcelona buscan poner en práctica una metodología para incrementar la cantidad de viviendas de alquiler disponibles en la ciudad. Las autoridades afirman que “comprarán a la fuerza” las propiedades vacías que estén en desuso para crear viviendas más asequibles si los propietarios no consiguen alquilar sus activos vacantes en un plazo determinado. El costo de la vivienda ha aumentado en un 50% en los últimos cinco años y, ahora más que nunca, Barcelona debe enfrentarse a la urgente necesidad de aumentar la oferta de unidades residenciales asequibles. En lugar de construir nuevos complejos, la ciudad de Barcelona está planeando incrementar la cantidad de viviendas en alquiler mediante la compra de los pisos vacíos a las empresas propietarias. Ya se han comenzado a tomar medidas y las autoridades se han puesto en contacto con 14 empresas diferentes (propietarias de un total de 194 apartamentos), dándoles un mes de preaviso para encontrar inquilinos. De no hacerlo, la ciudad podrá adquirir el inmueble a la mitad de su valor de mercado e incluso imponer multas de entre 90.000 y 900.000 euros. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir