Agrandar imagen | Ver tamaño original
El concepto de Design for Disassembly (DfD), o "diseño para el desmontaje", es una práctica que ha ido ganando impulso en los últimos años entre los arquitectos de todo el mundo. Este enfoque revela una creciente preocupación por el consumo excesivo de recursos naturales, los desechos y las bajas tasas de reciclaje en la industria de la construcción. El siguiente artículo pretende analizar en detalle esta nueva tendencia en la arquitectura, presentando algunas pautas de diseño que contemplan la posibilidad de desmontar y reciclar edificios en el futuro, ofreciendo una mejor comprensión de este concepto y su impacto en la práctica profesional de la arquitectura y la economía circular. ¿Qué es realmente "diseño para el desmontaje"? Por definición, el diseño para el desmontaje es un enfoque de diseño destinado a facilitar las futuras alteraciones y el desmontaje de las estructuras construidas -ya sea parcial o total- previendo la reutilización de sus sistemas, componentes y materiales, asegurando así que el edificio pueda ser reciclado eficientemente hasta el final de su vida útil. Esta estrategia nace del reconocimiento de que la gran mayoría de las estructuras construidas tienen una vida útil limitada, que funcionan como una reserva de recursos que, en lugar de acabar en un vertedero, pueden volver al principio del ciclo, reforzando la idea de "reducción, reutilización y reciclaje" en la arquitectura. Así, un enfoque basado en DfD considera un ciclo de vida más largo para sus materiales, prediciendo y proporcionando condiciones para su futura reutilización y reciclaje, minimizando el consumo de recursos naturales y la huella de carbono incorporado. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir