Agrandar imagen | Ver tamaño original
Luz, aire y vegetación. La trinidad arquitectónica que hace que un espacio sea vital, agradable y que traiga paz y tranquilidad al usuario. Para crear esta atmósfera, incorporamos un patio de 16 metros de largo que por encima tiene una claraboya que trae luz y aire a este proyecto de oficina.  Algunas plantas salen de la tierra y otras cuelgan de maceteros que se encuentran al borde del tragaluz. Todas los espacios dan al patio y se dividen por tabiques pivotantes. Al llegar al fondo, el patio se divide entre la sala de conferencias y la oficina del director general, así ambas se benefician de este luminoso y verde espacio.  En el frente de la oficina, el patio se hace estrecho hasta que casi se desvanece en el espacio. En el centro, se divide por un pasillo en donde no hay cristales, permitiendo que los usuarios puedan tocar y oler la vegetación mientras cruzan de un lado a otro. Los materiales crudos y naturales son simplemente el fondo neutro para la naturaleza y la luz, permitiendo que el minimalismo impulse esta trinidad arquitectónica.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir