Agrandar imagen | Ver tamaño original
Esta propiedad se encuentra en la cima del monte Hachiman en Omihachiman, Shiga, en Japón. El área circundante se rodea de naturaleza, por lo que el requisito principal del cliente fue que la estructura pudiera integrarse con su contexto. Para cumplir con este requisito el diseño incorporó madera y piedras en su fachada y techo, tratando de mitigar la existencia del edificio en el entorno. Un árbol plantado en medio de la construcción permite usar este espacio como lugar de recreación y relajación. La propiedad se integra junto a la hilera de cerezos que rodean el sitio.  Es de esperar que esta estructura se convierta en un símbolo para la ciudad, congregando familias y personas que deseen contactarse con la naturaleza. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir