Agrandar imagen | Ver tamaño original
Esta casa, situada en un barrio cerrado del municipio de Xangri-Lá, en el litoral de Río Grande del Sur, aprovecha la posición privilegiada del terreno situado en una esquina y junto a un lago, para explorar de diferentes maneras las relaciones visuales y la privacidad como elementos de composición. El programa es estándar para una casa de playa: una generosa área social para recibir a la familia y amigos y un área íntima que permite el descanso. Se decidió ocupar la planta baja con espacios lo más abiertos posible, mientras que en el segundo piso están los dormitorios y todos los ambientes de ocio privados - un spa y la sala de televisión. En la planta baja, los espacios sociales están articulados por volúmenes que albergan los usos complementarios (cocina, aseo, depósitos y servicio). Las zonas interiores de la planta baja están delimitadas por la puerta de acceso (puerta corredera de 5 m de ancho) y otras dos puertas, cada una de 9 m de ancho, configuradas en 'L'. Al abrirlas todas, se crea un espacio social continuo desde el frente hasta la parte trasera del sitio, donde se encuentra la piscina y una terraza descubierta, configurando una gran terraza techada. En la entrada, un armario suspendido que alberga el televisor, la chimenea y la lavandería organiza los flujos de acceso sin romper la continuidad del espacio. La selección de muebles mezcla piezas modernas y contemporáneas de arquitectos y diseñadores brasileños. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir