Agrandar imagen | Ver tamaño original
La inercia de la política y la gobernanza en una época en la que los grandes cambios sociales se producen a un ritmo cada vez más rápido, sin mencionar la insatisfacción con el proceso de decisión deja espacio para acciones de abajo hacia arriba, activismo y esfuerzos audaces. A la luz de tantos ejemplos de activismo social, ¿tienen los arquitectos las herramientas para hacer su propio stand? ¿Tiene la arquitectura el poder de alterar el status quo? Hace un año y medio, Greta Thunberg se dirigió al Foro Económico Mundial en Davos instando a los líderes mundiales a tomar medidas contra el cambio climático. Su campaña ganó la atención internacional y miles de personas se unieron a ella, presionando a los tomadores de decisiones para que actúen sobre la crisis del cambio climático. La acción no ha logrado influir en la política climática en la medida que se esperaba, sin embargo, lo que importa es que sus acciones pusieron el cambio climático en los titulares, desató el debate e inspiró a un gran número de personas a ser más conscientes del medio ambiente. ¿Podrían los arquitectos utilizar sus distintas habilidades para impulsar el cambio de manera similar? Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir