Agrandar imagen | Ver tamaño original
Diseñar una casa es una experiencia de conexión e inmersión. Happy House es el fruto de una relación estrecha entre la cliente, el suelo guanacasteco y una mirada hacia una joya de sitio. Ubicado en la Finca Panamá en las afueras de Tamarindo, el lote domina el valle protegido por las montañas. El lote es mono orientado hacia el valle y una franja de mar y su posición recuerda los antiguos anfiteatros; una invitación a la contemplación del tiempo y del espacio en un escenario de movimiento continuo. La lógica de la casa es simple: dos volúmenes distintos unidos por un gran techo mariposa y una planta de distribución que representa el símbolo infinito, como una metáfora de esa contemplación insaciable del paisaje. La atención a la división espacial entre lo social y lo íntimo es una constante en nuestro proceso creativo; una forma de mantener la integridad de cada espacio. El proyecto se posiciona al borde de la vista, dejando una franja atrás donde se plantea diseñar un jardín tropical, una transición hacia el espectáculo visual. La casa se caracteriza por su carácter íntimo desde el acceso hacia el terreno y por su permeabilidad y extensión hacia afuera desde adentro; la vista se proyecta en cada espacio en un cuadro del paisaje. Happy House se caracteriza por su carácter monocromático con una variedad de tonos grises y blancos que contrastan con el paisaje y dan un acento de neutralidad en ese entorno guanacasteco de colores vivos y luminosos en constante transformación. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir