Agrandar imagen | Ver tamaño original
Los corales son fundamentales para la vida marina. A veces llamados bosques marinos tropicales, forman algunos de los ecosistemas más diversos de la Tierra. Sirven de refugio, cría y alimentación de decenas de especies en el mar, y su ausencia afecta la biodiversidad local. Así como la humanidad contamina y destruye, también puede remediar y fomentar la creación de más vida. Es por esto que con frecuencia se reportan naufragios de embarcaciones antiguas o el hundimiento de estructuras de concreto para la creación de arrecifes artificiales. En Hong Kong, los investigadores han estado desarrollando estructuras impresas en 3D con materiales orgánicos que pueden favorecer la creación de nuevas oportunidades bajo el mar. Los arrecifes de coral existen desde hace 485 millones de años y ocupan unos 284.300 kilómetros cuadrados, lo que equivale aproximadamente a la mitad del área de Francia. Proporcionan refugio para al menos el 25% de todas las especies marinas, incluidos peces, moluscos, gusanos, crustáceos, esponjas, entre otros. Generalmente ubicados en aguas más cálidas y claras, los arrecifes de coral de todo el mundo están amenazados por la contaminación de las aguas residuales domésticas y los derrames de petróleo en el mar, la sedimentación y, principalmente, por el aumento de la temperatura del océano. Esto ha preocupado a los ambientalistas de todo el mundo. En Hong Kong, por ejemplo, el Parque Marino Hoi Ha Wan es responsable de más de las tres cuartas partes de especies de coral que construyen arrecifes en el país y alberga más de 120 especies de peces asociados a los arrecifes. Sin embargo, el deterioro gradual por bioerosión a lo largo de los años, junto con los eventos de blanqueamiento y la mortalidad masiva entre los años 2015 y 2016 han puesto en riesgo a la comunidad coralina local. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir