Agrandar imagen | Ver tamaño original
Situada en la confluencia del Mediterráneo y el Oriente, Casa Z muestra una fusión entre el vocabulario arquitectónico del norte de África y los atributos del arte árabe e islámico. La blancura pura de las paredes, la interacción distintiva con la luz, así como el Mashrabiya, se fusionan y se replantean para adaptarse a las necesidades de la vida contemporánea. La casa, ubicada en un barrio residencial bastante denso, despliega una fachada sobria y refinada a lo largo de la calle con una apertura mínima que cuida la privacidad. La entrada principal, revestida con HPL símil madera, ha sido cubierta por un toldo metálico que asegura tanto su demarcación como su protección. Además de la entrada, esta fachada norte incorpora una rendija de vidrio que divide una pared que de otro modo sería simple. La hendidura, que simula una mashrabiya, está sujeta a una delicada celosía con un patrón arabesco. La continuidad vertical de la escalera, también se expresa horizontalmente con una cúpula acristalada. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir