Agrandar imagen | Ver tamaño original
Los propietarios, una joven pareja con dos hijos, se mudaron a una casa construida en la década de 1960, ubicada en Neuilly Plaisance, zona de París. Sintiéndose apretados en este pequeño espacio, la pareja quiso ampliar la planta baja integrando las áreas de la sala de estar, el comedor, la cocina y las instalaciones sanitarias. El desafío para el arquitecto fue crear espacio adicional para vivir respetando las restricciones del urbanismo como la continuidad del frontal de la casa. La propiedad está ubicada en una zona con riesgo de inundaciones. Por eso el proyecto se trata como un embarcadero habitado. Este embarcadero con una elevación de 30 centímetros sobre el piso consta de dos partes, una cubierta como extensión de la casa y otra al aire libre. Esta composición del salón en dos partes permite que el espacio cubierto, durante los días soleados, se extienda a la terraza gracias a una gran puerta corredera de cristal. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir