Agrandar imagen | Ver tamaño original
Cuando las cosas cambian, cambiamos la forma en que vivimos. Cuestionar dónde vivimos, incluso en una era de teletrabajo, educación mediante Zoom y elución del transporte público, es una tarea complicada y de alto riesgo. Las casas son únicas. Tanto si alquilamos o si somos propietarios, para la mayoría de las personas donde vivimos consume la mayor cantidad de dinero que ganamos. Si somos dueños, nos preocupamos por nuestra deuda, las tasas de interés que pagamos, pero sobre todo por el valor de nuestra casa. Y los pagos del alquiler duelen, son más costosos que inversiones. El dinero, el valor de nuestras casas, ha liderado cada gran auge y caída de la vivienda en las últimas generaciones. Históricamente, nos mudamos a lugares de oportunidad, como mudarnos a la costa oeste para ser parte del auge tecnológico o mudarnos para reflejar nuestros valores, como abrazar una ciudad transitable como New Haven. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir