Agrandar imagen | Ver tamaño original
Este artículo se publicó originalmente en Common Edge como "The Mental Disorders that Gave Us Modern Architecture". ¿Cómo surgió la arquitectura moderna? ¿Cómo evolucionamos tan rápidamente de una arquitectura que tenía ornamentos y detalles a edificios que a menudo estaban en blanco y carecían de detalles? ¿Por qué la apariencia de los edificios cambió tan drásticamente a principios del siglo XX? La historia sostiene que el modernismo fue el impulso idealista que surgió de los escombros físicos, morales y espirituales de la Primera Guerra Mundial. Si bien también hubo otros factores en juego, esta explicación, aunque indudablemente cierta, ofrece una imagen incompleta. Los recientes avances en neurociencia apuntan a otro factor importante: una de las razones por las que la arquitectura moderna se veía tan diferente a las construcciones anteriores era porque sus fundadores clave del siglo XX literalmente no veían el mundo de una manera "típica". No podían. Sus cerebros habían sido alterados físicamente por el trauma de la guerra o, como Le Corbusier, tenían un trastorno cerebral genético. Y aunque sus recomendaciones para un "buen diseño" —un mundo nuevo, borrón y cuenta nueva— ciertamente reflejaban su talento, ambición e impulso, sus remedios también reflejaban los trastornos específicos de su cerebro. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir