Agrandar imagen | Ver tamaño original
"Toda la mano será la décima parte del hombre; desde la base del mentón hasta la parte superior de la cabeza hay un octavo de su altura; desde las tetillas hasta la parte superior de la cabeza, será la cuarta parte de la altura". Si todavía sigues leyendo sin ir a buscar una cinta métrica, estas frases fueron escritas por Marco Vitruvio Polión, un arquitecto romano que vivió en el siglo I a.C., cuyo mayor legado fue De Architectura Libri Decem, un tratado escrito en latín traducido al español como Los Diez Libros de Arquitectura. Los datos presentados por Vitruvio fueron recopilados y dibujados unos mil quinientos años después por Leonardo Da Vinci, en su famosa obra L’Uomo di Vitruvio, intensamente reproducida en diferentes contextos, desde portadas de libros hasta delantales de cocina. Da Vinci representa a un hombre desnudo en dos posiciones superpuestas, inscrito en un círculo y un cuadrado e incluyendo las proporciones perfectas del cuerpo según los preceptos de Vitruvio. Encontrar una razón para las proporciones de la naturaleza y el hombre es algo que siempre ha fascinado a los estudiosos. Y buscar la relación del cuerpo con los espacios también. Vitruvio argumentó que los edificios deberían basarse en la simetría y la proporción de la forma humana. "Para él, la composición de los 'recintos de los dioses inmortales', es decir: los templos, depende de la proporción". [1] Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir