Agrandar imagen | Ver tamaño original
Yuval Noah Harari señala que, hace unos 300 mil años, el Homo erectus, los neandertales y los antepasados ​​del Homo sapiens ya usaban el fuego a diario. Según el autor del bestseller internacional "Sapiens", el fuego abrió la primera brecha significativa entre el hombre y otros animales. "Al domesticar el fuego, los humanos pudieron controlar una fuerza obediente y potencialmente ilimitada". Algunos estudiosos incluso creen que existe una relación directa entre el surgimiento del hábito de cocinar los alimentos (posible debido a la domesticación del fuego), el acortamiento del tracto intestinal y el crecimiento del cerebro humano, permitiendo al ser humano desarrollarse y crear todo lo que tenemos. Son pocos los que quedan indiferentes ante el fuego. Ha sido nuestro Netflix durante miles de años, aportando una dinámica de colores, sonidos, olores y calidez. Los humanos se reunieron a su alrededor durante casi 2 millones de años, transformándose en un espacio colectivo y de convivencia que nos permite socializar y prosperar. Al manejar el fuego, nos enfrentamos a algo que está vivo y que, fuera de control, puede resultar catastrófico. Las chimeneas residenciales permiten el contacto, pero mantienen la seguridad y eliminan el humo. Aportando calor y luz, una chimenea no solo ilumina, sino que también calienta los cuerpos e incluso cocina los alimentos. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir