Agrandar imagen | Ver tamaño original
Los showrooms son espacios con características particulares. Estos lugares expositivos deben ser lo más neutrales posible para que las obras de arte sean el centro de atención. En las salas de exhibición permanentes, como tiendas minoristas, es importante crear un conjunto no solo neutral sino también cercano a los espacios de la vida cotidiana, con una sensación acogedora para los clientes, donde los productos se muestren aplicados para ser utilizados. Estas características espaciales se lograron mediante la elección de materiales y colores. El cerramiento de la tienda, que limita tanto el espacio como el equipamiento técnico necesario, fue tratado como un espacio vacío, una caja pintada de negro con el objetivo de volverlo menos relevante, haciéndolo desaparecer. Los planos y volúmenes de madera clara, que se desarrollan desde el suelo y se curvan hacia el techo, destacan y definen diferentes espacios de trabajo, áreas de exposición, superficies para exponer los productos y albergar el sistema de iluminación. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir