Agrandar imagen | Ver tamaño original
La aldea de O Fieiro se encuentra situada en el entorno natural del Monte Pindo, conocido como el olimpo celta, una formación rocosa de granito de la que salen todas las casas tradicionales gallegas de la zona. El proyecto contempla la rehabilitación de una pequeña cuadra para animales, una casa de labranza de 1920 construida con muros de piedra de grandes sillares de granito bien concertados, de 70-80 cm de espesor, con una cubierta a dos aguas de placas de fibrocemento apoyada sobre una estructura de viguetas de hormigón pretensadas. La vivienda original contaba con un pasillo de acceso situado en el centro, separando dos espacios, en uno de ellos se ubicaba la cuadra para el ganado, mientras que en el otro se disponía la cocina con horno de piedra y una hornacina donde se encontraba el fregadero, bajo la ventana. Este espacio daba acceso a una planta superior, ahora derruida, a través de una escalera de piedra, donde se localizaban las habitaciones. Contiguo a la vivienda, a noreste, hay un volumen adosado de piedra de una única planta, con cubierta a dos aguas, que albergaba un almacén. En el lado suroeste hay otro volumen integrado en el volumen principal, con dos plantas sobre rasante, la segunda planta también derruida y también destinado a almacén. Ninguno de estos volúmenes estaba conectado entre sí por el interior, disponiendo cada uno de ellos de su propio acceso desde el exterior. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir