Fernando Martirena: "La arquitectura contemporánea cubana es casi inexistente y alegal"

Fernando Martirena: "La arquitectura contemporánea cubana es casi inexistente y alegal"

"De qué hablamos cuando hablamos de arquitectura cubana contemporánea", es el titular de un artículo de Fernando Martirena en Revista Rialta que expone la realidad sobre la disciplina en el país: no es un tema de conversación. Este motivo es por lo que nace el Grupo de Estudios Cubanos de Arquitectura, donde él participa en su coordinación. Una búsqueda para visualizarla.

ArchDaily entrevista a Martirena para conocer en profundidad sus inspiraciones, motivos y reflexiones sobre cómo es trabajar hoy en día en Cuba.

Fabian Dejtiar (FD): ¿Podrías contarnos cómo surgió esto de Grupo de Estudios Cubanos de Arquitectura? ¿Qué les inspiró a organizarse?

Fernando Martirena (FM): Mi generación y la anterior tuvimos la suerte de presenciar el renacimiento de la arquitectura nacional de mano de la creciente economía privada. Somos quizá la disciplina que más se benefició de ese cambio económico en la isla. Nos tomó casi 10 años abrazar nuestras diferencias en una especie de matrimonio de conveniencia, cuyo único objetivo es lograr una regularización de la profesión y aumentar la visibilidad de esta nueva arquitectura.

El principio definitivo de GECA ocurrió en un grupo de WhatsApp donde todos opinábamos sobre el futuro que queríamos tener. Encontramos los puntos en común y se puso en marcha un movimiento que ya tiene casi dos años. Desde entonces hemos hecho juntos exposiciones, charlas, publicaciones, conferencias, fiestas, visitas a estudios; ya se comienza a hablar de nosotros como grupo. Pero nadie ha dicho que sea un buen momento de nuestra arquitectura.

Casa B (en construcción). Image © Infraestudio
Casa B (en construcción). Image © Infraestudio
Casa B (en construcción). Image © Infraestudio
Casa B (en construcción). Image © Infraestudio
Casa B (en construcción). Image © Infraestudio
Casa B (en construcción). Image © Infraestudio

FD: En un texto evidencias que “la arquitectura cubana contemporánea no es un tema de conversación”. ¿Podrías profundizar por qué no lo es?

FM: En 60 años de Revolución Cubana la arquitectura fue una solución importante al problema de la vivienda, pero solo fue un problema en sí misma la primera década. En los años 70s, la situación política y el uso de sistemas de prefabricación en la construcción de cierta forma restringieron primero la actividad privada y después la huella de los arquitectos. De 1971 a 2011 existe una especie de vacío en nuestra historia de la arquitectura que tuvo su espejo en el papel del arquitecto en la sociedad. En ese entonces no eran precisamente necesarios, la arquitectura de autor era considerada un residuo burgués de mal gusto. Hoy la arquitectura contemporánea cubana es casi inexistente y alegal. Los cubanos aún no saben que hay arquitectos trabajando en proyectos que considero interesantes. Su condición legal y su silencio mediático impiden que sea un tema de conversación. No se puede hablar de lo que no se conoce.

Casa C (en construcción). Image © Infraestudio
Casa C (en construcción). Image © Infraestudio
Casa C (en construcción). Image © Infraestudio
Casa C (en construcción). Image © Infraestudio
Casa C (en construcción). Image © Infraestudio
Casa C (en construcción). Image © Infraestudio

FD: Hoy en día con tu práctica Infraestudio. ¿Cómo es trabajar en arquitectura en Cuba?

FM: Nuestro estudio trabaja desde un contexto que burla lo binario y produce una particular colisión entre ambiciones privadas y condiciones públicas. La condición no oficializada o regularizada de la práctica privada y la escasez de recursos se contraponen a un vacío de acontecimientos que genera un inmenso desierto a poblar donde no solo todo está por hacer, sino que el no existir, nos permite liberarnos de toda norma. Por otro lado nuestra ambición de ser productores de conceptos espaciales pero actualmente ser reconocidos legalmente como Decoradores de Fiestas ha sido coherente con nuestra extensión de los límites de la disciplina hacia la literatura y las artes visuales.

Hostal Casa U / Albor Arquitectos. Image © Laurian Ghinitoiu
Hostal Casa U / Albor Arquitectos. Image © Laurian Ghinitoiu
Hostal Casa U / Albor Arquitectos. Image © Laurian Ghinitoiu
Hostal Casa U / Albor Arquitectos. Image © Laurian Ghinitoiu
Hostal Casa U / Albor Arquitectos. Image © Laurian Ghinitoiu
Hostal Casa U / Albor Arquitectos. Image © Laurian Ghinitoiu

FD: Desde el ámbito educativo en Cuba. ¿Consideras que existe una brecha entre la academia y la práctica profesional? ¿Qué consejo les darías a los estudiantes de arquitectura?

FM: Tras varios intentos de parte del GECA, la academia aún se reúsa a dialogar con la práctica privada. Dentro de la Facultad de la Habana esto aún se considera un tema tabú y se prefiere adoptar una postura evasiva que excluye una importante realidad de la disciplina. Claramente existen excepciones dentro del claustro, pero solo un número pequeño de estudiantes se mantiene al tanto de lo que ocurre fuera de los límites de la universidad.

A los estudiantes les aconsejo por un lado que intenten descifrar con claridad las entrelíneas que hacen específicos a los contextos en que viven y que por otro, sean capaces de alejarse todo lo que puedan de su realidad inmediata y del tiempo en que viven. Deben de ser capaces de decidir por sí mismos el límite de su horizonte de referencias y no quedar atrapados en pensamientos localistas o deterministas. Que intenten hacer lo imposible de lo posible, para poder hacer lo posible de lo imposible.

Residencia Santa Clara / Ad Urbis Arquitectos. Image © Nestor Kim Enríquez
Residencia Santa Clara / Ad Urbis Arquitectos. Image © Nestor Kim Enríquez
Residencia Santa Clara / Ad Urbis Arquitectos. Image © Nestor Kim Enríquez
Residencia Santa Clara / Ad Urbis Arquitectos. Image © Nestor Kim Enríquez
Residencia Santa Clara / Ad Urbis Arquitectos. Image © Nestor Kim Enríquez
Residencia Santa Clara / Ad Urbis Arquitectos. Image © Nestor Kim Enríquez

FD: ¿Qué proyecciones tienes para el futuro de la arquitectura en Cuba?

FM: Siendo optimista imaginaría un futuro donde la práctica de la profesión sea legal y donde el arquitecto vuelva a tener su rol en la sociedad. Una ciudad con ley de concursos públicos, un aumento considerable en la escala de proyectos con respecto a la que nos enfrentamos hoy, y un sistema de editoriales y eventos públicos que potencien el debate de la cultura arquitectónica. En caso no lograr nada de esto, al menos espero tener un gremio cada día más unido y con más ganas de trabajar en una arquitectura independiente, que desde la pequeña escala, se logre posicionar a escala internacional.

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Fabian Dejtiar. "Fernando Martirena: "La arquitectura contemporánea cubana es casi inexistente y alegal"" 07 nov 2020. Plataforma Arquitectura. Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/950567/fernando-martirena-la-arquitectura-contemporanea-cubana-es-casi-inexistente-y-alegal> ISSN 0719-8914

Más entrevistas en nuestroCanal de YouTube

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.