Agrandar imagen | Ver tamaño original
Los matrimonios, como muchos ritos de iniciación, celebran la transición de las personas de un estado a otro. Este cambio suele implicar una ruta, una procesión: en la mayoría de las culturas occidentales, la novia camina por un pasillo, que luego une a la pareja para camina juntos al final de la ceremonia. En Tailandia, sin embargo, las cosas son ligeramente diferentes: el Khan Maak, como se llama a la ceremonia del matrimonio en este país, es una procesión que precede al compromiso, y tradicionalmente debe tener lugar fuera de la casa de la novia. En esta ocasión, el novio debe cruzar una serie de obstáculos, o 'puertas doradas' y 'plateadas' (construidas con cuerdas para celebrar la fiesta nupcial), para llegar a la novia. Enraizado en esta cultura única, el elemento principal del diseño de la sala de ceremonias de Aube es el corredor Khan Maak, que corre a lo largo del lado oeste del edificio principal y termina en la sala de celebración. Aquí, el camino del novio está definido por la arquitectura, aunque se mantiene su característica tradicional y principal: un espacio al aire libre. Este corredor es una reinterpretación de los callejones urbanos de los pequeños pueblos de Tailandia, donde los novios celebran su fiesta a los ojos de todos los vecinos e invitados. La sensación de caminar por una calle se ve acentuada por la presencia de unos espacios cerrados entre las arcadas del pasillo, que esconden y revelan el camino del novio en el camino. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir