Agrandar imagen | Ver tamaño original
El encargo es de una segunda vivienda en la costa, al interior del Loteo Punta Cachagua en un terreno que bordea una carretera, expuesto visual y acústicamente y con una vista panorámica hacia el mar. Para solucionar estos problemas de exposición y poca intimidad, sin dejar de lado una integración en su entorno, decidimos desarrollar un muro perimetral que rodea la casa casi en su totalidad. Este muro viene a reemplazar al muro medianero y junto con los muros de la casa forman patios perimetrales que responden a los usos de cada recinto, reemplazando las vistas a la carretera y aislando al usuario del ruido. Al interior de la casa se propone un patio central por donde se accede. Desde este patio se puede ver el mar al igual que desde el interior y al estar protegido del viento ofrece una alternativa de terraza intima desde la cual se sube por una escalera de hormigón visto a la cubierta. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir