¿Por qué los edificios más altos del mundo ya no se construyen en los Estados Unidos?

¿Por qué los edificios más altos del mundo ya no se construyen en los Estados Unidos?

En la era moderna del diseño, donde los avances en tecnología y construcción han permitido a los arquitectos construir mejor, más rápido y más alto, el cielo es el límite. Cada pocos meses, otro titular cuenta con la torre residencial más alta o el edificio de oficinas recién construido que rompe otro récord por su impresionante altura. Pero a medida que pasa el tiempo y se completan nuevos proyectos, las tendencias muestran que Estados Unidos se está saliendo del centro de atención en términos de poder reclamar el título del edificio más alto del mundo, y los tableros de dibujo muestran que ninguna ciudad estadounidense reclamará este título pronto.

Torres Petronas en Kuala Lumpur, Malasia. Imagen © Usuario de Flickr Hadi Zaher con licencia CC BY 2.0
Torres Petronas en Kuala Lumpur, Malasia. Imagen © Usuario de Flickr Hadi Zaher con licencia CC BY 2.0

Estados Unidos es conocido como el lugar de nacimiento de los rascacielos modernos y se afirma que alberga los edificios más altos del mundo construidos durante la mayor parte del siglo XX. Durante muchos años, la Torre Sears en Chicago fue apodada como el pináculo de la construcción moderna y los avances tecnológicos, es decir, hasta 1997 cuando las Torres Petronas de Cesar Pelli en Malasia superaron ese título con sus emblemáticas torres gemelas. Eso pareció marcar el comienzo de la carrera para construir más y más rascacielos, con Dubai, China y ciudades de todo el sudeste asiático uniéndose a la construcción de edificios más altos a un ritmo más rápido. Al ritmo actual, la cantidad de rascacielos de más de 500 pies de altura en China será cuatro veces mayor que la cantidad de esos edificios de la misma altura en los Estados Unidos, solo en los próximos años.

Torre Taipei 101 en Taipei. Imagen © Usuario de Flickr Chris con licencia CC BY 2.0
Torre Taipei 101 en Taipei. Imagen © Usuario de Flickr Chris con licencia CC BY 2.0

El muy esperado One Vanderbilt de la ciudad de Nueva York se completó hace solo unas semanas, y aunque fue coronado como una de las torres de oficinas más altas de Manhattan a una altura impresionante de 1,401 pies, no se puede comparar con los edificios mega altos que se clasifican con un mínimo de 1,969 pies. De hecho, solo un edificio en los Estados Unidos aparece constantemente en la lista de los diez mejores de la CTBUH: el One World Trade Center, que mide 1,776 pies, símbolo del año en que se firmó la Declaración de Independencia del país. Entonces, ¿qué hay detrás del cambio en la falta de edificios súper altos? ¿Estados Unidos alguna vez apuntará a su propia megaestructura en el futuro? La investigación muestra que el declive de los edificios altos puede haber contribuido al aumento de los costos de construcción, las limitaciones impuestas por los códigos de construcción y las demandas fluctuantes del mercado.

Burj Khalifa en Dubai, el edificio más alto actual del mundo. Imagen cortesía de SOM
Burj Khalifa en Dubai, el edificio más alto actual del mundo. Imagen cortesía de SOM

La ciudad de Nueva York es el lugar más caro del mundo para la construcción, con un costo promedio de $ 362 dólares por pie cuadrado, según una encuesta lanzada por Turner y Townsend en 2018. Para comparar, Hong Kong es un cercano segundo lugar con $ 344 dólares por pie cuadrado , Dubai cuesta $ 134 dólares por pie cuadrado, y Beijing tiene un precio económico de $ 75 dólares por pie cuadrado. En los Estados Unidos, los desarrolladores a menudo encuentran inversores privados para financiar los costos de los rascacielos, y con las condiciones socioeconómicas cambiantes y las necesidades del mercado que cambian rápidamente, los proyectos de construcción de varios años pueden considerarse riesgosos. En otros lugares del mundo, los proyectos son financiados por el gobierno o tienen conexiones con él, lo que hace que el aspecto financiero sea un problema mucho menor.

Las ciudades estadounidenses también son mucho más sensibles a las relaciones entre la luz solar y las sombras proyectadas por un edificio. En 1916, la ciudad de Nueva York comenzó a restringir la construcción de edificios altos después de que se completara el único Equitable Building de 538 pies de altura en el bajo Manhattan. Proyectó una sombra de 7 acres en las calles circundantes, lo que provocó protestas masivas de los residentes cercanos que afirmaron que el edificio los hacía sentir como si "vivieran en el fondo de un cañón". Como respuesta, Nueva York requirió retrocesos para permitir que la luz del sol llegara a las calles de abajo. Las reglas de zonificación solo se han ampliado para restringir aún más la forma y la altura del edificio.

432 Park Avenue ubicado en la ciudad de Nueva York, la torre de condominios más alta de los Estados Unidos. Imagen © Marshall Gerometta - CTBUH
432 Park Avenue ubicado en la ciudad de Nueva York, la torre de condominios más alta de los Estados Unidos. Imagen © Marshall Gerometta - CTBUH

Las sombras que se proyectan sobre el paisaje urbano todavía causan un alboroto entre los conservacionistas de la ciudad y han provocado protestas de juntas comunitarias, críticos (incluido Warren St. John, que escribió un artículo al respecto en el New York Times) y organizaciones que afirman que los residentes deberían tener más voz en la “transformación accidental” del horizonte de Nueva York, en caso de que se construyan edificios más altos.

Otra razón detrás de la falta de estructuras altas se debe a las condiciones cambiantes del mercado que impulsan el tipo de edificios que los desarrolladores buscan construir. Si bien los edificios altos alguna vez se reservaron únicamente para el espacio de oficinas, más sitios se están transformando en edificios de uso mixto que combinan una multitud de elementos programáticos para un mayor retorno de la inversión. El espacio de oficinas, condominios, hoteles y tiendas minoristas a menudo se combinan en un solo desarrollo. Aunque los edificios residenciales se consideran más valiosos cuanto más altos son, el mercado no exige edificios múltiples que alcancen más de 60 pisos de altura. 432 Park Avenue, que abrió sus puertas en 2016 y es el edificio residencial más alto del mundo, vendió sus unidades por más de dos mil millones de dólares, un precio que muchos no pueden pagar. Su ático en el piso 95 tiene un precio de más de 80 millones de dólares.

Por ahora, la ciudad de Nueva York o cualquier otra ciudad estadounidense no parece tener sus esperanzas puestas en robar la corona como el edificio más alto del mundo en un futuro cercano. A medida que los costos de construcción se disparan, los códigos de construcción limitan la altura de las torres y el mercado cambiante dicta lo que necesita el mercado inmobiliario, es posible que Estados Unidos no sea responsable de los grandes cambios en el horizonte del mundo.

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Overstreet, Kaley. "¿Por qué los edificios más altos del mundo ya no se construyen en los Estados Unidos?" [Why the World's Tallest Buildings Aren't Being Built in the United States Anymore] 10 nov 2020. Plataforma Arquitectura. (Trad. Arellano, Mónica) Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/951152/por-que-los-edificios-mas-altos-del-mundo-ya-no-se-construyen-en-los-estados-unidos> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.