Agrandar imagen | Ver tamaño original
Este edificio residencial y de estudios para un grupo de diez personas marca un paso más en la revitalización del Werkhof L57, un conjunto de cuarteles históricos, ampliaciones modernas y nuevas construcciones, que se ha convertido en un barrio creativo muy animado durante las dos últimas décadas. La nueva urbanización de cuatro plantas ocupa un terreno entre un edificio moderno de hormigón a la vista y un edificio histórico de ladrillos. Su altura y forma de techo median entre estos dos vecinos, mientras que su volumen estrictamente rectangular respeta las formas regulares del antiguo recinto militar. Al mismo tiempo, estas líneas están prácticamente disueltas por su revestimiento sutilmente ondulado de chapa de acero inoxidable, que refleja el entorno de forma irregular y confiere a la fachada un carácter fluido. Las unidades muestran una variedad de disposiciones interiores, que reflejan la gama de diferentes ideas que los miembros individuales del grupo tenían sobre la forma en que quieren vivir y trabajar. Lo que todos tenían en común era el deseo de máxima flexibilidad y libertad en la división y uso de los espacios, también a largo plazo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir