Agrandar imagen | Ver tamaño original
”Éste es un lugar para estar desnudos”, nos dice el sitio. HUAIRA se asienta frente a un pequeño río que ronca y busca la sombra de la vegetación para protegerse e incorporarse al paisaje. El encargo, una necesidad específica, un refugio fuera de la ciudad, un contacto con lo esencial, con la naturaleza. Dar solución a un problema sin generar más. Se logra cuantificar y evidenciar de manera científica el impacto de la obra con el objeto de crear una arquitectura con huella de carbono negativa. Los retos más grandes del diseño; la ventilación en un clima cálido húmedo y el mecanismo de defensa frente a la lluvia abundante la mayor parte del año. Estrategias sencillas dan forma a una tecnología local; de bajo costo, replicable, adaptable a la condición climática, escalable, modular, ampliable y desmontable. La respuesta arquitectónica es simple pero no obvia, una estrategia “Low Tech”, basada en la decisión radical del uso de la madera contrachapada como base de la tecnología. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir