Agrandar imagen | Ver tamaño original
La práctica Taller Síntesis de Medellín, Colombia, nos comparte el siguiente artículo recalcando la importancia de reconocer al entorno construido rural, que responde a la mayoría del territorio pero no a la mayoría de arquitectura en práctica, con el fin de traer más conciencia a como se encamina y reconoce la arquitectura en el país. Léelo a continuación. En el mes de agosto se conocieron los 118 proyectos seleccionados a la XXVII BICAU, un panorama amplio de los proyectos más recientes de la arquitectura de Colombia, una muestra de una gran calidad y diversidad, pero que tristemente, a pesar de unas pocas y valiosas excepciones, revela un gran ausente: la arquitectura rural.   Esto se hace aún más evidente si comparamos esta bienal con las últimas ediciones de este evento; en estas, la presencia de los proyectos diseñados y construidos para la ruralidad colombiana se había hecho notoria, llegando a coexistir en un mismo evento, proyectos no solo seleccionados si no premiados como La casa del pueblo de El Salado, El parque educativo de Vigía del fuerte, y el Centro de desarrollo Infantil Guayacanes, proyectos todos desarrollados en zonas apartadas de la geografía colombiana, zonas que tienen en común haber sido golpeadas por la violencia del conflicto armado que inicia a finales de la década de los 40 del siglo XX y por el abandono y la corrupción estatal durante largos años. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir