Agrandar imagen | Ver tamaño original
Esta extensión busca integrarse a un grupo de edificios existentes en un antiguo pueblo, añadiendo un nuevo volumen a la casa existente de un artesano de la industria del ladrillo. Esta antigua vivienda ya había sido restaurada a mediados de los 90, incluso el horno de ladrillos, que estaba en estado de ruina, fue reconstruido hace 10 años. Después de la Segunda Guerra Mundial, cuando la familia dejó de producir, el lugar comenzó a utilizarse como huerto. La casa original del productor de ladrillos era un típico pórtico con techo a dos aguas. La casa estaba basada en la organización típica de las casas vernáculas. El pórtico, unido al volumen principal -de proporciones longitudinales- permitía regular la articulación entre el exterior y el interior de la casa. Además de la protección natural que ofrece esta zona, el elemento permite regular los diferentes grados de incidencia solar de verano e invierno sobre la masa de la mampostería. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir