Agrandar imagen | Ver tamaño original
La casa lleva el nombre del árbol Mulungu (Erythrina Mulungu) que se encontraba en el terreno. La vivienda, respetando todas las distancias requeridas, se construye alrededor de este icónica maravilla de la naturaleza.  Los cristales de los tres frentes que dan al patio central, multiplican en reflejos el tronco, el cielo y los tallos. Los caminos que atraviesan la casa también se multiplican en espiral, en una sucesión de patios: la planta baja, el patio central y el área al aire libre. Los ladrillos cerámicos rojos forman la planta baja, las paredes del suelo y los muros elevados; ladrillos en planos cerrados y otros semiabiertos. Estos últimos permiten la circulación del aire y el paso de la luz natural hacia el interior.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir