Lo que 2020 significó para el cambio climático y el medio ambiente

Lo que 2020 significó para el cambio climático y el medio ambiente

Las primeras cuarentenas paralizaron a la mayor parte del mundo, y muchos se apresuraron a señalar el lado positivo: la caída significativa de las emisiones de carbono. Sin embargo, esta reducción de la contaminación duró poco y las crisis pasadas indican que podríamos estar en una encrucijada en lo que respecta a nuestros objetivos climáticos. ¿Qué ha significado este año sin precedentes para los esfuerzos por frenar el cambio climático y proteger el medio ambiente?

las calles de Buenos Aires durante el encierro. Imagen © Matias de Caro
las calles de Buenos Aires durante el encierro. Imagen © Matias de Caro

Dado que la mayoría de las actividades económicas se han ralentizado este año, especialmente en primavera, se esperaba una caída significativa de los gases de efecto invernadero. Después de varios meses de confinamiento, el tráfico aéreo severamente reducido y las emisiones de carbono de los sitios de construcción cerrados este año solo han disminuido un 5,5% desde 2019 (según los datos más recientes). Esto no solo ilustra cómo se exageró el impacto de la pandemia en el cambio climático, sino que también presenta una imagen completamente nueva de la escala y el esfuerzo necesarios para enderezar la balanza en términos de emisiones de carbono. A medida que se desarrolló la pandemia, la alteración del clima continuó a buen ritmo. 2020 está en camino de ser uno de los tres años más cálidos registrados, completando una racha de seis años consecutivos, cada uno más caluroso que el otro. El año también estuvo marcado por eventos climáticos extremos, desde los devastadores incendios forestales en Australia, las inundaciones en Asia y los Estados Unidos, hasta las severas sequías en América del Sur, todas consecuencias del cambio climático.

Imagen a través de Shutterstock / Por Frederic Legrand - COMEO
Imagen a través de Shutterstock / Por Frederic Legrand - COMEO

La pandemia ha creado un aumento en los desechos plásticos, lo que se suma al ya grave problema de contaminación. Naturalmente, la principal prioridad de este año ha sido mitigar la propagación del virus mediante la implementación de medidas de protección colaborativas. Sin embargo, este último generó grandes cantidades de desechos, desde máscaras desechables y otros EPP hasta un mayor uso de pantallas acrílicas, junto con otros artículos de plástico de un solo uso. Por ahora, la tecnología para reciclar pantallas acrílicas es costosa y puede generar subproductos dañinos y el PPE utilizado en las instalaciones médicas en gran parte no es reciclable. Por tanto, 2020 ha supuesto un retroceso en la lucha contra la contaminación plástica, con consecuencias negativas para la vida silvestre.

Kenia Nairobi Prevención de COVID19 en barrios marginales. Imagen cortesía de ONU Habitat
Kenia Nairobi Prevención de COVID19 en barrios marginales. Imagen cortesía de ONU Habitat

Los tiempos difíciles suelen encabezar los cambios estructurales, y ese fue el caso de la crisis del petróleo de los años 70, que marcó una disminución en la dependencia del petróleo y un cambio hacia el gas natural, lo que resultó en una caída en las emisiones de carbono (el gas natural emite entre un 50 y un 60% menos CO2 que el carbón o el petróleo). Sin embargo, la crisis financiera de 2008 no ha logrado cambiar la economía mundial hacia una disminución de las emisiones de carbono. Por el contrario, con los países luchando por recuperarse, las emisiones aumentaron, especialmente en las economías emergentes, alcanzando un máximo histórico en 2010. Dado que los gobiernos de todo el mundo están implementando políticas de rescate que intentan salvar puestos de trabajo, las agendas de sostenibilidad podrían ser facilmente (y comprensiblemente) desviadas. Además, las principales empresas de petróleo y gas de todo el mundo se están aprovechando de la situación para exigir rescates gubernamentales y la facilidad de las regulaciones ambientales, retrasando la lucha contra el cambio climático.

aviones en tierra durante el bloqueo. Imagen © Tom Hegen
aviones en tierra durante el bloqueo. Imagen © Tom Hegen

Muchos académicos y científicos ambientales ven esta pandemia como una oportunidad para reorientar nuestras industrias. El sector de la aviación ya está dando pasos hacia un futuro más sostenible, con Airbus anunciando su plan para tener un avión comercial propulsado por hidrógeno en servicio para 2035. Sin embargo, el transporte representa el 14% de las emisiones globales. En comparación, la industria de AEC es responsable de un asombroso 39% de los gases de efecto invernadero globales; por lo tanto, los últimos deben hacer grandes avances en los años venideros y actuar con un sentido de urgencia. La producción de acero y hormigón, los dos materiales de construcción más comunes, genera el 10% de los gases de efecto invernadero anuales del mundo; por lo tanto, existe un fuerte imperativo de cambiar hacia alternativas más sostenibles. Además, la reutilización adaptativa, el reciclaje de materiales y el diseño desmontable deben convertirse en prácticas estándar, ya que es esencial para que la arquitectura y el sector de la construcción adopten la innovación de manera rápida y programática.

a través de Shutterstock / por Bannafarsai_Stock
a través de Shutterstock / por Bannafarsai_Stock

A partir de ahora, la pandemia actual ha llevado principalmente a los(as) arquitectos(as) a cuestionar las tipologías espaciales. Aún así, también debería haber puesto la relación de la industria con el medio ambiente en un enfoque más nítido. Este año, la profesión continuó sus intentos de comprometerse plenamente con un conjunto estándar de principios y objetivos relacionados con el cambio climático. Sin embargo, a pesar de las iniciativas profesionales bien intencionadas como Architects Declare, son tan fuertes como el compromiso de los miembros. En este mismo caso, el alcance del proyecto podría verse obstaculizado por la reciente retirada de los dos mayores miembros de la red, Zaha Hadid Architects y Foster + Partners debido a diferencias en programas arquitectónicos específicos, problemáticos para la lucha contra el cambio climático. Demuestra que para que se produzca un cambio efectivo, la profesión necesita políticas y códigos de construcción que impongan principios de diseño sostenible.

Ice Watch (Plaza del Ayuntamiento, Copenhague). Imagen © Studio Olafur Eliasson
Ice Watch (Plaza del Ayuntamiento, Copenhague). Imagen © Studio Olafur Eliasson

La industria de AEC puede aportar una contribución significativa para frenar el cambio climático en los próximos años. A medida que los científicos señalan la creciente evidencia de que las mismas actividades que contribuyen al cambio climático, permiten la aparición de nuevas enfermedades, es hora de que la industria considere el diseño sostenible no como lo correcto, sino como la única opción.

Este artículo es parte del Tema del mes en ArcDaily: Resumen del año 2020. Cada mes exploramos un tema en profundidad a través de artículos, entrevistas, noticias y obras. Conoce más sobre nuestros temas aquí. Y como siempre, en ArchDaily valoramos las contribuciones de nuestros lectores. Si quieres postular un artículo o una obra, contáctanos.

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Cutieru, Andreea. "Lo que 2020 significó para el cambio climático y el medio ambiente" [What 2020 Meant for Climate Change and the Environment] 19 dic 2020. Plataforma Arquitectura. (Trad. Baraya, Santiago) Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/953481/lo-que-2020-significo-para-el-cambio-climatico-y-el-medio-ambiente> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.