Agrandar imagen | Ver tamaño original
Esta vivienda está ubicada en un vecindario residencial, alejado de las calles concurridas. Aunque el entorno no ofrecía vistas ideales, el sitio esta rodeado por calles en tres de sus lados, lo que facilita evitar la visibilidad no deseada. Respondiendo al deseo de privacidad del cliente, evitamos ubicar ventanas grandes que pudieran dar vistas del interior y en su lugar, construimos dos capas de paredes externas en el segundo piso, con aberturas en la capa interna para dejar entrar luz y viento. En el interior, cinco cajas en forma de torre, acabadas en yeso de cemento, ocupan el centro y las cuatro esquinas de la estructura. La luz entra en estas torres a través de huecos en sus porciones superiores. El espacio entre las torres contiene el área de sala-comedor-cocina del primer piso, que cuenta con un techo de 4.5 metros de altura. Mirando hacia arriba, se vislumbran pedazos de cielo enmarcados por las aberturas en lo alto de las torres. La luz del sol se dispersa por las paredes, creando un ambiente de vida lleno de una tenue luz. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir