Cómo el star system y el sexismo invisibilizaron la contribución de las arquitectas

Cómo el star system y el sexismo invisibilizaron la contribución de las arquitectas

Si la carrera de una mujer en arquitectura ya enfrenta más obstáculos que la de un hombre –como han demostrado estudios e investigaciones en todo el mundo– las disparidades se vuelven aún más obvias cuando se trata de asociaciones que involucran a ambos géneros. En la historia de la disciplina es posible encontrar una serie de ejemplos de alianzas en oficinas o proyectos específicos que muestran las discrepancias en el reconocimiento obtenido por los trabajos, que se revelan en premios, honores, cotizaciones y sueldos.

Muchas de estas asociaciones son sobre parejas que, como en cualquier sociedad, diseñan y toman decisiones de trabajo conjunto. Pero, en el caso particular de las parejas heterosexuales de arquitectos, el papel de "esposa" parece haber prevalecido en muchas ocasiones sobre el de colaborador, arquitecto o socio igualitario.

Denise Scott Brown. © Frank Hanswijk
Denise Scott Brown. © Frank Hanswijk

En Couplings, artículo publicado en 1999, Beatriz Colomina considera que el mito del arquitecto "solo" o "genio aislado" es una de las nociones más atrasadas y reaccionarias de la arquitectura, pero sigue siendo una de las más extendidas.

Si bien asociaciones como la de Alison y Peter Smithson, Denise Scott Brown y Robert Venturi, Charles y Ray Eames, así como Liz Diller y Ricardo Scofidio han ganado notoriedad por su trabajo conjunto y los arquitectos a menudo se citan indistintamente, otros ejemplos en la historia de la arquitectura revelan claramente la invisibilización de muchas arquitectas a expensas del ascenso de sus maridos.

Denise Scott Brown y Robert Venturi. © Frank Hanswijk
Denise Scott Brown y Robert Venturi. © Frank Hanswijk

Pero incluso en los casos en los que se sabe que las asociaciones son inseparables, existen injusticias. Quizás el caso más emblemático sea el del Premio Pritzker otorgado a Robert Venturi en 1991 por una carrera construida conjuntamente con Denise Scott Brown. En ese momento, el jurado citó numerosos proyectos completados con Scott Brown, además de citarla como su colaboradora en la evolución de la práctica y la teoría arquitectónicas durante las tres décadas anteriores. Sin embargo, el premio, considerado el mayor honor en el campo de la arquitectura, fue otorgado únicamente al arquitecto hombre.

Ray Eames, quien trabajó codo a codo con su marido Charles en proyectos artísticos, arquitectónicos y de mobiliario, también ha sufrido apagones de por vida, no siendo reconocida en ocasiones por instituciones como el MoMA, el New York Times y la Universidad de Harvard, como señala Colomina en su texto.

Ray y Charles Eames. © Eames Office
Ray y Charles Eames. © Eames Office

Si, por un lado, siguen ocurriendo injusticias e invisibilidades en las oficinas codirigidas por parejas de arquitectos, se puede ver un borrado aún más evidente en los casos de estrellato de arquitectos notoriamente reconocidos individualmente. En estos casos, muchos de los arquitectos suelen ser citados con referencias a sus maridos, mientras que no suele ocurrir lo contrario, como Aino y Elissa con Alvar Aalto o Delfina Gálvez y Amancio Williams.

Delfina Galvez Bunge y Amancio Williams. Imagen vía Un Día | Una Arquitecta
Delfina Galvez Bunge y Amancio Williams. Imagen vía Un Día | Una Arquitecta

Otros arquitectos como Lilly Reich, Charlotte Perriand, Eileen Gray y Marion Mahony, que no estaban casados ​​con los grandes de la arquitectura con los que colaboraron, también suelen aparecer en el fondo. Si bien Mies van der Rohe, Le Corbusier y Frank Lloyd Wright asumieron históricamente los roles de grandes nombres de la arquitectura –referenciados individualmente por su trabajo en su conjunto– los arquitectos que colaboraron en los proyectos sufrieron eliminaciones. Mahony, la primera mujer en recibir una licencia para trabajar como arquitecta en Illinois, Estados Unidos, es la responsable de los dibujos que la gente recuerda al pensar en Frank Lloyd Wright. Pero, si bien los nombres de los arquitectos masculinos se han dado a conocer en todo el mundo de forma individual, los de las mujeres todavía parecen desconocidos o siempre se hace referencia a los arquitectos con los que trabajaron.

Proyecto Canberra Aquarela. Imagen: Domínio Público
Proyecto Canberra Aquarela. Imagen: Domínio Público

A principios del siglo XX, muchas "mujeres encontraron la manera de ingresar al campo de la arquitectura colaborando con sus maridos", comenta la arquitecta argentina Inés Toscano, creadora del proyecto Couplings’ Tactic. Lin Huiyin (1904-1955), pionera en documentar el patrimonio arquitectónico chino en la década de 1930 con su esposo Liang Sicheng (1901-1972), no fue admitida en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Pensilvania porque en ese momento se consideró inapropiado que las mujeres jóvenes trabajaban hasta altas horas de la noche, sin supervisión, con hombres jóvenes. Mientras Lin se graduó en Bellas Artes, Liang se graduó en Arquitectura, pero siempre han trabajado juntos como historiadores de la arquitectura y se han convertido en los conservacionistas más conocidos de China.

Como iniciativa para mapear críticamente el trabajo de un par de arquitectos y sus estrategias hacia la igualdad de género en la arquitectura, el proyecto Couplings’ Tactic ya ha mapeado 395 parejas de arquitectos en diferentes regiones del mundo desde 1880. Esta encuesta y mapeo, la investigación plantea preguntas sobre la colaboración íntima y creativa detrás del legado arquitectónico de grandes nombres de la arquitectura en una búsqueda para revisar el sistema estelar.

© Couplings’ Tactic
© Couplings’ Tactic

Investigar el trabajo colaborativo de parejas de arquitectos, que, por cierto, van mucho más allá de los occidentales y los heterosexuales, puede ser una forma de abordar las disparidades en el campo en diferentes niveles, comenta Inés Toscano. Desde la comprensión de la producción arquitectónica como resultado del trabajo co-participativo, la arquitecta dice que el campo se abre a nuevas lecturas desde la perspectiva de la colaboración, la interdisciplinariedad, la diversidad y la tolerancia.

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Moreira, Susanna. "Cómo el star system y el sexismo invisibilizaron la contribución de las arquitectas" [Como o star system e o sexismo invisibilizaram a contribuição das mulheres arquitetas nos trabalhos em casal] 19 mar 2021. Plataforma Arquitectura. (Trad. Arellano, Mónica) Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/958881/como-el-star-system-y-el-sexismo-invisibilizaron-la-contribucion-de-las-arquitectas> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.