Descubriendo las joyas ocultas del brutalismo en Madrid

Descubriendo las joyas ocultas del brutalismo en Madrid

La ciudad de Madrid puede verse como un lugar representativo de todos los estilos arquitectónicos que se encuentran en el continente europeo. Los edificios renacentistas del siglo XVI y los edificios barrocos del siglo XVIII coexisten en armonía con estilos arquitectónicos más modernos como el Art Deco o la expresiva arquitectura contemporánea de los últimos años. Firmas icónicas de arquitectura contemporánea como Herzog & de Meuron y Rogers Stirk Harbour + Partners, con proyectos como la Sede BBVA y la Terminal del Aeropuerto de Madrid-Barajas, también han contribuido a definir el carácter arquitectónico de Madrid, creando una ciudad con una gran diversidad y paisajes urbanos distintos.

Instituto del Patrimonio Cultural de España - Instituto del Patrimonio Cultural de España - Fernando Higueras Díaz y Antonio Miró Valverde. Imagen © Roberto ConteTorres Blancas - Francisco Javier Sáenz de Oíza. Imagen © Roberto ConteIglesia de Nuestra Señora del Rosario de Filipinas - Cecilio Sanchez-Robles Tarín. Imagen © Roberto ConteInstituto del Patrimonio Cultural de España - Instituto del Patrimonio Cultural de España - Fernando Higueras Díaz y Antonio Miró Valverde. Imagen © Roberto Conte+ 12

Sin embargo, el vínculo de la capital española con otro estilo arquitectónico - el brutalismo-, es menos evidente en las conversaciones arquitectónicas sobre la ciudad, y la serie del fotógrafo Roberto Conte explora la arquitectura brutalista en el contexto de Madrid. Al documentar los edificios en un viaje a la ciudad en 2020, las fotografías de Conte revelan la presencia de llamativos edificios de hormigón que presentan una combinación de formas rectilíneas y curvas, la mayoría de ellos construidos entre los años sesenta y ochenta, a medida que España se alejaba gradualmente del régimen franquista. a convertirse en un estado democrático. Ese período vio el surgimiento de arquitectos españoles como Fernando Higueras Díaz y Antonio Miró Valverde, cuyas obras brutalistas están lejos de ser simples, con una calidad ecléctica que recuerda al movimiento posmodernista.

Departamento de Ciencias de la Información, Universidad de Madrid - José María Laguna Martínez y Juan Castañón Fariña (1971-1979). Imagen © Roberto Conte
Departamento de Ciencias de la Información, Universidad de Madrid - José María Laguna Martínez y Juan Castañón Fariña (1971-1979). Imagen © Roberto Conte

El dúo arquitectónico - Díaz y Valverde - trabajaron para diseñar lo que podría decirse que es el edificio más emblemático del estilo brutalista en España, el Instituto del Patrimonio Cultural de España, en 1964. Apodado la “Corona de Espinas” principalmente por su distintivos tragaluces piramidales que envuelven la parte superior de la estructura circular, la estructura cuenta con cuatro pisos con un gran patio central y cinco patios interiores que albergan jardines interiores. El proyecto sufrió alteraciones significativas a lo largo del proceso de diseño, y solo se completó en 1990 después de someterse a múltiples renovaciones.

Instituto del Patrimonio Cultural de España - Instituto del Patrimonio Cultural de España - Fernando Higueras Díaz y Antonio Miró Valverde. Imagen © Roberto Conte
Instituto del Patrimonio Cultural de España - Instituto del Patrimonio Cultural de España - Fernando Higueras Díaz y Antonio Miró Valverde. Imagen © Roberto Conte

El dúo también diseñó el exclusivo Edificio Princesa en 1975, una vivienda residencial para militares en el barrio de la Universidad de Madrid. Balcones extremadamente profundos componen la expresiva fachada, con los acabados de hormigón tosco e inacabado característicos del brutalismo suavizados con la presencia de jardines verticales y terrazas llenas de vegetación, creando una estructura de hormigón que contradice su imponente escala.

Edificio Princesa, edificios de viviendas para la Cooperativa de Vivienda Militar - Fernando Higueras Díaz, Antonio Miró Valverde y Carlos García Rodríguez. Imagen © Roberto Conte
Edificio Princesa, edificios de viviendas para la Cooperativa de Vivienda Militar - Fernando Higueras Díaz, Antonio Miró Valverde y Carlos García Rodríguez. Imagen © Roberto Conte

Anteriormente en el movimiento brutalista español, principios de la década de 1960 también vieron la maduración de la obra de Francisco Javier Sáenz de Oiza, parte de un grupo de arquitectos que surgió en las décadas de 1950 y 1960, en una época que vio el rechazo del estilo neoclásico poco imaginativo. que surgió después de que Franco tomó el poder en 1939. El edificio Torres Blancas de Oiza, diseñado en 1961, es un buen ejemplo del brutalismo “orgánico” que caracterizó el estilo arquitectónico de Oiza. La torre de hormigón tiene 71 metros de altura y está diseñada para parecerse a un árbol, con los balcones curvos del edificio agrupados de forma similar a la de las hojas en las ramas. Las influencias globales en juego son evidentes con el edificio, con las formas cilíndricas que se entrecruzan que componen la masa del edificio teniendo un gran parecido con las estructuras metabolistas japonesas de la década de 1960.

Torres Blancas - Francisco Javier Sáenz de Oíza. Imagen © Roberto Conte
Torres Blancas - Francisco Javier Sáenz de Oíza. Imagen © Roberto Conte
Torres Blancas - Francisco Javier Sáenz de Oíza. Imagen © Roberto Conte
Torres Blancas - Francisco Javier Sáenz de Oíza. Imagen © Roberto Conte

No se limita a las estructuras comerciales y residenciales, el brutalismo en España también se abrió camino en los edificios religiosos, como las evocadoras iglesias diseñadas por Cecilio Sánchez-Robles Tarín y Miguel Fisac Serna. La Iglesia de Santa Ana y la Esperanza, diseñada por Serna en 1965, se hace eco del Ronchamp de Le Corbusier con su tratamiento interior, el altar que contiene huecos arqueados que casi son sustraídos del muro de hormigón. La Iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Filipinas de Tarín también tiene una similitud con Ronchamp: el interior de la iglesia hace un uso completo de las aberturas creativas para crear una presencia de luz poderosa y dramática.

Iglesia de Santa Ana y la Esperanza - Miguel Fisac Serna. Imagen © Roberto Conte
Iglesia de Santa Ana y la Esperanza - Miguel Fisac Serna. Imagen © Roberto Conte
Iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Filipinas - Cecilio Sanchez-Robles Tarín. Imagen © Roberto Conte
Iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Filipinas - Cecilio Sanchez-Robles Tarín. Imagen © Roberto Conte
Iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Filipinas - Cecilio Sanchez-Robles Tarín. Imagen © Roberto Conte
Iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Filipinas - Cecilio Sanchez-Robles Tarín. Imagen © Roberto Conte

En una ciudad que alberga el famoso barrio medieval de La Latina, ver la presencia significativa de estructuras brutalistas en Madrid resalta la influencia verdaderamente global del movimiento brutalista y muestra cómo los arquitectos españoles moldearon el estilo arquitectónico en formas urbanas muy singulares.

Roberto Conte (n. 1980) es un fotógrafo afincado en Milán cuyo trabajo se centra en la arquitectura del siglo XX, documentando proyectos racionalistas, constructivistas y de vanguardia, brutalismo y modernismo soviético.

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Maganga, Matthew. "Descubriendo las joyas ocultas del brutalismo en Madrid" [Uncovering The Hidden Gems Of Brutalism In Madrid] 26 mar 2021. Plataforma Arquitectura. (Trad. Baraya, Santiago) Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/959222/descubriendo-las-joyas-ocultas-del-brutalismo-en-madrid> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.