Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos

Cortesía de Archivo Documentación y conservación del patrimonio arquitectónico y urbanístico moderno colombiano, DoCoMoMo.

EXPLORA AQUÍ LOS PROYECTOS CON SUS FOTOGRAFÍAS

Archivo: Edificios Clásicos

19:00 - 19 Enero, 2015
Archivo: Edificios Clásicos, © Arq. Gonzalo Viramonte
© Arq. Gonzalo Viramonte

Esta vez en Archivo, les presentamos un conjunto de 10 edificios que ya han pasado a ser parte de los clásicos de la arquitectura moderna. Entre sus autores podemos encontrar a los latinoamericanos Togo Díaz, a Remo Moretti, Fernando Martínez Sanabria, Cipriano Domínguez, y clásicos arquitectos internacionales como Walter Gropius y Mies van der Rohe.

A continuación 10 grandes edificios imperdibles.

© Jamie Schafer © Thomas Lewandovski © Usuario de Flickr: Renovación República © Cortesía de Juan Carlos Díaz Lorenzo. Imagen © Ricardo Domínguez + 11

Clásicos de Arquitectura: Edificio Caja Agraria de Barranquilla / Fernando Martínez Sanabria

00:47 - 2 Abril, 2014
Clásicos de Arquitectura: Edificio Caja Agraria de Barranquilla / Fernando Martínez Sanabria, © Cortesía de Archivo Documentación y conservación del patrimonio arquitectónico y urbanístico moderno colombiano, DoCoMoMo.
© Cortesía de Archivo Documentación y conservación del patrimonio arquitectónico y urbanístico moderno colombiano, DoCoMoMo.

Por Dan Gamboa Bohorquez

En 1961 se convocó a un concurso arquitectónico para diseñar la nueva sede de la Caja Agraria, edificio que remataría el Paseo Bolívar, un bulevar creado en Barranquilla con el vestigio urbanístico de viejas escorrentías naturales que desembocaban en una laguna. El Paseo Bolívar (en ese entonces, Paseo Colón), que inicia en la plaza de San Nicolás remataba originalmente en los cuarteles del Ejército que tras su demolición en los años 20, cede sus terrenos para crear la actual Plaza de Bolívar y su remate, el Edificio Palma que sería demolido en 1954 tras 26 años de existencia para prolongar el Paseo Bolívar hacia el norte. Tras el fracaso de prolongar el bulevar, con un remate perdido y con un lote vacío, es que se decide entonces convocar el concurso.