Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
  1. ArchDaily
  2. Expansión Urbana

Expansión Urbana: Las más recientes noticias y obras de arquitectura

¿Cómo crecieron las ciudades de Argentina en los últimos 30 años?

Formosa / Consumo de Suelo por Habitante (1991-2019). Image vía Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda , Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Bajo Liicencia CC BY 4.0 Santiago del Estero / Consumo de Suelo por Habitante (1991-2019). Image vía Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda , Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Bajo Liicencia CC BY 4.0 Bariloche / Consumo de Suelo por Habitante (1991-2019). Image vía Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda , Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Bajo Liicencia CC BY 4.0 Neuquén-Cipolletti-Plottier / Consumo de Suelo por Habitante (1991-2019). Image vía Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda , Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Bajo Liicencia CC BY 4.0 + 22

El Observatorio Federal Urbano (OFU) del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda de la República Argentina realizó un trabajo de relevamiento y mapeo de información urbana perteneciente a 16 ciudades de todo el país (En las cuales habita el 50% de la población total de Argentina). Esta serie de mapas y gráficos, basados en datos relevados en los últimos 28 años -entre 1991 y 2019-, permiten analizar cómo se fue expandiendo la mancha urbana de cada ciudad a través del tiempo. Como tendencias generales, los mismos evidenciaron un fuerte crecimiento de la superficie urbanizada (77%) en contraste con un crecimiento medio de la población (35%), lo cual determinó un descenso general en la densidad de población del 23% (Es decir que, predominantemente, el crecimiento de las ciudades se ha producido siguiendo un patrón en el cual éstas crecen mucho más en superficie que en población).

Analiza cómo se expande la vialidad de tu ciudad en esta mapa interactivo

Las ciudades son realidades informes, cambiantes, las cuales se expanden de forma caprichosa y movidas por tendencias socio-urbanas y socio-económicas. Pero, ¿podemos adivinar cuáles son dichas tendencias de crecimiento? Mostramos una herramienta que permite analizar la estructura vial y calcular qué porcentaje de carreteras se disponen en una determinada orientación con respecto al norte.

La densificación es buena hasta que nos construyen un edificio al lado

Ambos tienen parte de la razón, lo que en el fondo es lo mismo que decir que los dos están parcialmente equivocados.

El Estado apunta en la dirección correcta al promover políticas de densificación habitacional. Una ciudad más compacta reduce los costos de provisión y mantenimiento de infraestructura y servicios, a la vez que disminuye nuestros tiempos de traslado, favoreciendo con ello la caminata, el uso de la bicicleta y del transporte público. Todo esto ayuda además a reducir las emisiones de gases contaminantes y de efecto invernadero. Un barrio de densidad media y alta permite que más personas gocen directamente de su equipamiento y áreas verdes, constituyendo el entorno propicio para la instalación de comercio local, lo que a su vez atrae más gente a las calles, que por esto mismo se convierten en entornos más atractivos y seguros. El Estado también anda en buenos pasos al crear normas especiales que otorgan facilidades para la construcción de viviendas de interés social en zonas consolidadas. Al permitir mayores densidades, es posible prorratear entre más unidades el costo del suelo, lo que, al menos en teoría, abarata la construcción de vivienda en una ciudad.

Infilling, una mirada multidisciplinaria a la densificación de Santiago, Chile

Cortesía de Infilling
Cortesía de Infilling

El libro Infilling nace de la iniciativa de la inmobiliaria Almagro por discutir los cambios que se han producido en la ciudad contemporánea. El resultado es un análisis poco común ya que reúne miradas de diversos campos disciplinares hacia el mismo tema, la densificación de la ciudad. El sociólogo Nicolás Jobet, el arquitecto Iván Poduje, el Gerente de Asuntos Corporativos de Empresas de Socovesa Juan Pablo Martínez y el fotógrafo Juan Diego Santa Cruz, dan su opinión sobre lo que significa el crecimiento urbano, comó lo estamos llevando a cabo y en qué nos estamos convirtiendo gracias, o en desmedro de él.

Jaque a las torres: Cómo tiende a crecer la ciudad

La ciudad, en su proceso de crecimiento, permite reconocer varias etapas. La primera es la expansión: la ciudad crece transformando el suelo rural en urbano. La segunda es la consolidación, donde se ocupan algunos lotes, se abren algunas calles, se construyen las viviendas, se tienden las redes. Y una tercera etapa es posible identificarla con la de la densificación: las áreas consolidadas comienzan a crecer en altura.

Estas etapas conviven de manera simultánea en la ciudad: mientras que en un extremo crece, en otro se consolida y en el centro se densifica. Esta densificación instala un proceso de sustitución, donde ciertos edificios tienden a ser reemplazados por otros de mayor altura.

La región metropolitana de Buenos Aires da cuenta de estos procesos. Los ejes ferroviarios fueron los que marcaron en el crecimiento en torno las estaciones. Acompañando las cotas altas de la topografía, la mancha urbana fue creciendo en el último siglo, sin grandes obstáculos naturales que le generen barreras a este crecimiento: con lo cual la ciudad crece y crece indefinidamente sobre la pampa, sobre la llanura.

La mancha urbana va creciendo y conformando ese tentáculo que acentúa la direccionalidad de la expansión. Pequeñas manchas crecen entorno a los núcleos fundacionales de las estaciones ferroviarias, que con el tiempo van ganando en consistencia e integrándose unas con otras. En consecuencia, se observa la predominancia de un espacio central por sobre un espacio periférico; la predominancia de ejes principales por sobre espacios intersticiales; y finalmente, la predominancia relativa del norte por sobre el sur.

El boom de las ciudades asiáticas: rumbo hacia una economía de mercado

Por Guillermo Tella, Arquitecto y Doctor en Urbanismo y Martín M. Muñoz, Licenciado en Urbanismo.

Desde su proceso de apertura económica, las ciudades chinas se han convertido en destinatarias de grandes inversiones multinacionales y, en ese contexto, comenzaron a ser objeto de fuertes procesos de transformación urbana. Cómo crecen, por qué crecen del modo en que lo hacen, qué políticas impulsan y sustentan ese crecimiento y qué calidad de vida proponen, son algunos de los interrogantes que a responder.

Existe una amplia variedad de lugares comunes sobre China. Desde las referencias a su cultura milenaria hasta su superlativa población de 1300 millones de habitantes. En verdad, todo número en ese país se torna inconmensurable. Así, en las últimas décadas China ha ganado reconocimiento por sus altas tasas de crecimiento económico sostenidas: de 8,4% en 2000 a 9,1% en 2011, según datos del Banco Mundial.

Necesariamente, este modelo requiere arraigarse en su territorio para transformar su sociedad. Y si China se caracterizó siempre por ser un país de altos contrastes, los cambios rápidos y profundos dejan en clara evidencia sobre sus ciudades. Beijing, Shanghái y Hong Kong lideran una constelación de asentamientos humanos de larga data que sólo recientemente han conocido un proceso acelerado de urbanización. La expansión, la satelización, la desdensificación, la modernización y la verticalización son términos que hablan sólo de los grandes trazos de esta compleja evolución.