Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
  1. ArchDaily
  2. Sigurd Lewerentz

Sigurd Lewerentz: Las más recientes noticias y obras de arquitectura

Clásicos de Arquitectura: Capilla de la Resurrección / Sigurd Lewerentz

AA VV. “Architect Sigurd Lewerentz”. Vol. I. Byggförlaget, Stockholm, 1997.
AA VV. “Architect Sigurd Lewerentz”. Vol. I. Byggförlaget, Stockholm, 1997.

Fue el primer edificio realizado por Lewerentz en el Cementerio del Bosque de Estocolmo, proyectado entre 1920 y 1924 y terminado en 1925. Es uno de los hitos planteados como focos en la propuesta original del Cementerio (proyecto ganado por concurso en 1915 por Asplund y Lewerentz) y como tal se encuentra al final de un largo sendero flanqueado por pinos. Ejemplo refinado de “clasicismo nórdico”, está vinculado con la arquitectura de la Deustche Werkbund y con la de Tessenow, ya que el joven Lewerentz trabajó una temporada en los estudios de Theodor Fischer y Richard Riemerschmid, en Austria, notables miembros aquella sociedad, a fines de la década de 1900.

Dos arquitectos, una tradición: Sigurd Lewerentz y Peter Märkli

En la producción arquitectónica (de calidad) del último tiempo, también llamado el estado del arte de la arquitectura, hay dos categorías que parecieran estar presentes en la mayoría de las obras que aparecen en revistas y blogs (o que despiertan de una u otra manera un cierto interés): el mix de programas y la sostenibilidad. Sin embargo, existen edificios que al no tener un programa complejo y/o haberse diseñados antes de que estos temas fueran un must para ganar concursos, pusieron su acento en otros aspectos. Menos pretenciosos, más cercanos a otras disciplinas artísticas, éstas obras (y sus arquitectos) aparecen de vez en cuando para devolverle una cierta espiritualidad y carga artística a la arquitectura…poniendo ese acento, desde mi punto de vista, en la materialidad. Es dentro de esta tradición que nos encontramos con las dos obras que les presentamos a continuación: el kiosko de flores en el cementerio de Malmö, diseñado por Sigurd Lewerentz (en 1969) y el museo La Congiunta, de Peter Märkli (de 1992).

Aún existiendo casi un cuarto de siglo de diferencia entre ambas obras; el especial cuidado puesto en el material, el atento diseño y la calidad de los detalles nos siguen dejando importantes lecciones de arquitectura.