Opinión: La deuda de la arquitectura con la ciudad

© Nico Saieh

Hace un tiempo se viene discutiendo en Chile el poco impacto que generan las obras de arquitectura en las diferentes ciudades, con la consecuente mejora que podrían producir.

Se reconoce una cierta calidad de la producción arquitectónica en sí misma, sin embargo la distancia que las separa de una realidad urbana de dudosa calidad, es muy grande.

© Macarena Alvarez

Este es un problema que se percibe no sólo en Santiago, sino que en la gran mayoría de las ciudades a lo largo de nuestro país.

Sin lugar a dudas el problema, pasa en primera instancia, por una falta de planificación, visión a largo plazo y claridad de cuál es el destino que se le quiere dar a las ciudades. Este es un tema que da para ser desarrollado sobre sí mismo.

Me interesa sin embargo, centrarme en la escasa vocación urbana que tiene el desarrollo de la arquitectura más reconocida de Chile, que se puede encontrar principalmente dispersa por el territorio.

© Gustavo Burgos

Más allá de una política urbana clara en este aspecto, y absolutamente necesaria e imprescindible, me parece que las obras de calidad insertas en la ciudad, también son capaces de establecer mejoras fundamentales para con el entorno y los barrios en los que se insertan.

Muchas ciudades del mundo han optado por combinar un plan urbano general, con la colocación de piezas estratégicas, de calidad y clara vocación pública en la, donde más allá de los valores estéticos que puedan tener, lo interesante es la capacidad de transformar y mejorar la calidad de vida de dichos lugares y sus habitantes.

© Nico Saieh

Se necesita promover y dar participación a los arquitectos, ya sea vía concursos públicos u otros mecanismos, en la construcción de obras de carácter y vocación pública, entendiendo por ejemplo que un buen consultorio, colegio, biblioteca o centro social, en la medida en que van cargados con arquitectura, son capaces de mejorar notablemente la ciudad, no obviando la necesidad de un cambio y estrategia mayor.

Cita: Hevia, Guillermo J. "Opinión: La deuda de la arquitectura con la ciudad" 22 Aug 2012. Plataforma Arquitectura. Accesado el 17 Apr 2014. <http://www.plataformaarquitectura.cl/?p=181481>
5 Comentarios »
Add ratingSubtract rating 8
Giuliano Pastorelli dice:

Interesante reflexión Guille
En mi opinión se trata de algo que está un poco fuera del alcance de la arquitectura en sí (me refiero compositivamente) y que pasa de lleno a una esfera política. Me refiero a una voluntad del sector público que crea en la buena arquitectura como un factor vital en el mejoramiento de nuestras ciudades.
Los ejemplos que muestras en las fotos dicen mucho al respecto. El GAM es el ejemplo exitoso si evaluamos los retornos que ha traído a la ciudad. Es la prueba de que un diseño generoso sumado a un programa de interés público puede ser totalmente regenerador.
El caso de Concepción por el contrario, refleja la falta de voluntad política. Este proyecto de Radic era solo una parte de un master totalmente público que tenía como objetivo conectar a la ciudad con el río (por eso se puede ver en el diseño el esfuerzo de regalar el suelo a la ciudad), sin embargo el master murió a mitad de camino y ahora esa obra se ve totalmente caprichosa y fuera de contexto, pero aquí la culpa no es de la obra de arquitectura, es básicamente una negligencia de gestión pública.
Medellín es quizás el ejemlo que tenemos a la vuelta de la esquina y que es perfectamente aspirable. Son pequeños “guggenheims”, pero solo justificados dentro de un proyecto integral de ciudad que nos guste o no, pasa por la administración pública y la política.
Creo que ese es el próximos desafío que tiene la arquitectura chilena
Saludos

 
# August 22, 2012 a las 10:11
Add ratingSubtract rating 2
adolf dice:

Claramente la arquitectura que se puede llevar a cabo en nuestro país está muy distante de la arquitectura europea y es porque pertenecemos a otras realidades culturales.
La mismas construcciones que podemos observar (generalmente) en la ciudad nos hablan de que en chile no existen arquitectos que se hagan cargo de solucionar problemas urbanos de mejor manera que lo hacen y menos de la obra con su entorno, nos habla de un irrespetuosa manera de ser y de ver a los demás. Rescato lo que comenta Giuliano, y el desarrollo de buena arquitectura está fuera de los alcances de la arquitectura, es más bien un factor de respeto a la cultura, que en este país está remojada en políticas añejas.

 
# August 22, 2012 a las 12:06
Add ratingSubtract rating 4
Felipe dice:

Guillermo,
Primero me gustaría felicitarte por tus artículos, creo que en el gran plano reflejan lo que muchos arquitectos pensamos acerca de los diversos panoramas que planteas y siempre buscas desde una mirada crítico-constructiva poner los temas en debate.

Con respecto a este artículo, creo necesario, como comenta Giuliano, reconocer que hoy en día la arquitectura no habita en un plano “plástico” sinó en uno político.

Si te fijas, todos los proyectos que si bien no comentas pero expones en el artículo son:

1. Proyectos de larga gestión y pocas veces acabados. (GAM y centro cívico de Conce).
2. Proyectos de excesivo presupuesto para su contexto (El GAM va en 70UF/m2 y nisiquiera está listo).

También haces referencia al buen nivel de arquitectura en Chile, que en cierta medida se ve contrastado por el precario nivel de desarrollo urbano en el país. Con respecto a esto creo necesario comentar que lo que Chile publica como arquitectura, se encuentra reducido a:

1. Zonas extremas. (Hoteles, refugios, termas, centros de ski, etc)

2. Segundas viviendas. (Lagos, Costas de veraneo).
3. Desarrollo comercial. (Encargos privados).

Hice el ejercicio de contar las obras de carácer público aparentemente financiados por el gobierno en un libro recientemente publicado que recopila una enorme cantidad de arquitectura chilena de los últimos años. 7 obras eran públicas. La portada resume el panorama.

Volviendo a lo público, hace ya décadas en Latinoamérica se implantaron políticas de grandes utopías, ciudades universitarias, complejos deportivos enormes, etc. Colombia no se quedó atrás al respecto y mediante la Ciudad Universitaria de Caracás, de Carlos Raúl Villanueva, consiguió cierta ” modernidad” y reconocimiento.

Creo que el panorama actual respecto a la posible deuda de la arquitectura con la ciudad no tiene tanto que ver con la arquitectura mísma, sino con los arquitectos.

Para seguir con el caso colombiano comentado por Giuliano, destaco las ya no grandes sino “mini-utopías” latinoamericanas y el ejemplo de Giancarlo Mazzanti y sus jardines y colegios que, mas allá del gran desarrollo plástico, buscan ser detonantes que juegan ya no en el campo de lo “arquitectónico” sino en el de lo teórico, en el que el arquitecto es el encargado de formular las estrategias de detonación (espacial, social, política, cultural, etc) que pretenda marcar.

No creo que la deuda de la arquitectura esté ligada a ciertas políticas, sino que ciertas políticas y su capacidad de detonantes, están en deuda con nuestra capacidad de hacer ciudad.

La política, del griego πολιτικος (pronunciación figurada: politikós, «ciudadano», «civil», «relativo al ordenamiento de la ciudad»).

Saludos

Felipe

 
# August 23, 2012 a las 00:55
Add ratingSubtract rating 2
danny lobos dice:

bueno, si en las escuelas nos enseñan a ser creadores autonomos y se entrena la individualidad, no es de extrañar que no sepamos entender la lógica de la ciudad, que esta hecha por muchos otros actores que a nosotros “no nos deberian interesar, pues no saben…” como los habitantes, los municipios, los inmobiliarios…luego cuando ponemos nuestro edificio en la ciudad, los unicos satisfechos somos nosotros…

 
# August 23, 2012 a las 11:31
Enlaces a este artículo »
Dejar un comentario »

 

Si bien los mismos lectores pueden moderar los comentarios, estos deberá tener un carácter proactivo y constructivo, manifestando sus puntos de vista con respeto a las obras y las personas (leer más sobre esto). Si quieres tener tu propio avatar, tan solo debes crear una cuenta en Mi Plataforma, la que estará asociada a tu email. Recuerda que Plataforma posee filtros automáticos que a veces marcan ciertos comentarios para moderación, por lo que tu comentario podría demorar unos minutos en aparecer publicado.