Agrandar imagen | Ver tamaño original
Casi transparente Las líneas de esta casa, construida en un terreno muy empinado en Sao Paulo, evocan la arquitectura racionalista de Mies van der Rohe. Él es reconocido, entre otros, por el pabellón alemán construido en Barcelona como sede de la Exposición Mundial de 1929, que todavía está abierto a los pies de Montjuïc. Aquí, como allá, todo es acerca de la simpleza geométrica. La misma dinámica de integración, basada en el uso extensivo del cristal. El mismo deseo de la mezcla permanente con el paisaje sintiéndose cerca del agua. Además de un apego definitivo a los materiales que se consideran esenciales en el vocabulario de la arquitectura: el hormigón y el acero. Teniendo en cuenta la distancia de casi un siglo, no es de extrañar que el tema predominante que une los dos edificios es la transparencia. La idea de abrir la casa a su espacio circundante para captar mejor la luz y crear espectaculares vistas para los ocupantes desde diferentes puntos de vista. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir