Agrandar imagen | Ver tamaño original
Esta casa pretende abrirse sobre los variados paisajes que se pueden ver desde el punto más alto del terreno. A partir de un conjunto de volúmenes separados, y siguiendo la adaptación de la arquitectura tradicional con el terreno, se diseñaron las áreas resultantes entre los cuatro volúmenes como espacios habitables. Sus muros son una continuación de las fachadas exteriores y sólo algunos ventanales separan el exterior y el interior de la casa. Dependiendo del viento predominante o la vista deseada, la casa se abre a los diversos paisajes y su conexión y permeabilidad con el exterior es total. El volumen macizo de madera oscura se convierte en cuatro volúmenes separados cuando los paneles de vidrio están abiertos, permitiendo extender los diferentes espacios de la casa. Se utilizó un sistema de prefabricación para la construcción del edificio, diseñado para obtener una calificación A+ desde el punto de vista de su eficiencia energética. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir