Agrandar imagen | Ver tamaño original
Este artículo fue publicado originalmente por Common Edge como "Principios duraderos del arte que también se aplican a la arquitectura". Es seguro decir que arquitectos, académicos, críticos e incluso el público han estado discutiendo sobre los méritos del estilo arquitectónico durante siglos. Incluso durante el transcurso de mi propia carrera, las categorías de estilo más generales de contemporáneo versus tradicional han continuado en una batalla incesante. Para bien o para mal, el contemporáneo ha ganado generalmente como la posición predeterminada para la mayoría de las escuelas y publicaciones, probablemente debido al gran valor de entretenimiento visual que ofrece, y los méritos lucrativos de sus dos hijastros, marca y publicidad. Me gustaría proponer otra posición: que ciertos principios duraderos del arte, en lugar de cualquier estilo temporal -y, recuerden, son todos temporales- deberían ser nuestro verdadero objetivo arquitectónico. Esta suposición significa que debes ser agnóstico cuando se trata de estilo y dejar de lado cualquier noción de una postura ideológica con respecto a lo correcto o incorrecto de tus preferencias arquitectónicas. Hay quienes, por supuesto, dicen que imaginar que "mi arte" es mejor que el tuyo, o incluso que puedo definir el arte real en primer lugar, es una tontería. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir